Templete

:Que el Distrito 02 de Durango se convertirá en el ring de la lucha por la equidad. Y no porque las mujeres estén peleando para que se les tome en cuenta. Es exactamente por todo lo contrario: van a ser sólo mujeres las que se disputen el honor de representar a los ciudadanos de ese distrito en el Congreso de la Unión. Al registrar su precandidatura a la diputación priista por el 02, Rocío Rebollo logró que otros partidos políticos también busquen lanzar a mujeres para hacerle frente. PAN y PRD, al parecer, también lanzarán a representantes femeninas. 

:Que otro de los panistas que registrará sus intenciones para contender por una diputación pero por la vía “pluri” es Augusto Ávalos Longoria. Hay que recordar que Ávalos Longoria contendió ya en varias ocasiones por la presidencia municipal de Gómez Palacio. No ha logrado concretar su sueño de convertirse en primera autoridad, pero, puede ser que esta vez pueda llegar al Congreso de la Unión.

:Que ya empezó a sacar las “garras” el Arzobispo de Durango José Antonio Fernández Hurtado. En pocas palabras pidió a los partidos políticos eliminar el “dedazo” –lo que sería un milagro- en la elección de candidatos y candidatas a las diputaciones federales. Según Fernández Hurtado los aspirantes deben ser personas honestas, que luchen por el pueblo y no aquellos favorecidos por el “dedazo”. Fernández Hurtado aclaró que su papel de líderes de la Iglesia Católica será el de “iluminar” a los feligreses para que conozcan más a los candidatos y razonen su voto. Fernández Hurtado ya dejó en claro que no será un jerarca “calladito” y complaciente con el poder.

:Que Héctor Arreola Soria es de los pocos duranguenses que ha logrado sobrevivir en la administración federal de Enrique Peña Nieto. Pudo brincar de la pasada administración federal a pesar del cambio de siglas y ya cumplió cinco años en la Dirección General de Universidades Tecnológicas. Entre sus logros más fuertes fue que se convirtió en asesor de Naciones Unidas y consolidó el convenio de intercambio estudiantil de mexicanos y estadunidenses pactado por Enrique Peña Nieto y Barack Obama, por más de cuatro millones de dólares.  


templete@milenio.com