Templete

:Que todos los alcaldes de Durango están sufriendo la pena negra, luego que la Secomad y la entidad de Auditoría Superior del Congreso de Durango se pusieron muy rudos, exigentes e intransigentes con el tema de la transparencia. Tienen que comprobar, justificar y demostrar hasta la compra del último alfiler, so pena de que se les aplique un castigo o de plano no se les aprueben las cuentas públicas. Es el precio de no ser “opacos”.

:Que los agentes de Vialidad, los tránsitos pues, pareciera que trabajan a destajo. Varias personas han comentado que les ha tocado que los multen a la menor falla o que los estén cazando. Algunos muy mal educados y groseros, prepotentes pues. Si hay que aplicar sanciones por mal comportamiento vial, ni modo, pero qué les cuesta hacerlo más civilizadamente.

:Que uno de los factores que va a complicar el triunfo del PRI en los distritos federales de Coahuila para renovar el congreso es el descontento por la tragedia de Ayotzinapa, es por eso que el tricolor está reforzando sus estructuras y liderazgos, porque es la ventaja que presumen con respecto a su principal adversario el PAN.

:Que para algunos analistas este “Boom de la sociedad civil” es todavía algo muy líquido, “la Sociedad civil primero tiene que solidificarse o de lo contrario quedará atrapada en las dinámicas de las autoridades o peor aún, asimilada”. Es cierto, y para ello deben constituirse redes para que el entramado de la sociedad contenga y al revés “atrape” a la autoridad no para juzgarlo sino para impulsarlo al desarrollo. Evitar en suma que caiga en la “tentación” de creerse un “Dios”.


templete@milenio.com