Templete

:Que fuentes conectadas con la presidencia municipal de Torreón señalan que Eduardo Holguín tiene retos muy grandes en el Instituto Municipal de Planeación y Competitividad de Torreón. Por un lado, integrar la lista de proyectos de obra planificada para la ciudad y por el otro, abordar con firmeza los cambios de uso de suelo para que no se sigan haciendo rectificaciones en Urbanismo.

:Que se dice que Holguín es quien tiene más influencia y peso en el consejo del Instituto Municipal de Planeación y Competitividad  por lo que no sería nada descabellado verlo como presidente de dicho organismo, organismo que por cierto se concretó en definitiva, luego de muchas proyecciones –tanto de priistas como de panistas-.

:Que muchos de los líderes estudiantiles que encabezaron la marcha para protestar por el caso de Ayotnizapa en Gómez Palacio, mantienen estrechos lazos con dirigentes y funcionarios del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Lo que resulta extraño es que no hayan recibido algún llamado de atención ante esta protesta, porque no deja muy bien parados a políticos de ese partido. Los líderes insistieron en que marcharon “todos”, sin distingo de colores partidistas, a pesar de la evidente cercanía de algunos con el tricolor.

:Que también los regidores del Cabildo de Torreón manifiestan un deseo extremo por asistir a las actividades deportivas que tienen que ver con el futbol profesional y con el basquetbol. Y es que hoy más que nunca se han convertido en espectáculos para los laguneros. Es el caso de una regidora, para más señas de Movimiento Ciudadano, quien mostró su molestia por no asistir ya al futbol, le daban boletos para el Santos, aunque eso, sí sigue contando con boletos para el basquetbol. Son los beneficios de “representar” a la población.

:Que el mal estado de la súper carretera Durango-Mazatlán ya provocó manifestaciones hasta de los priistas en Durango capital, y aunque se menciona que las condiciones de la vía se alteraron por las lluvias, hay que aclarar que los hoyancos ya se apreciaban desde antes. Muchos viajeros laguneros se topaban con la “desagradable sorpresa” de tener que reducir la velocidad drásticamente cuando un bache se les presentaba en el pavimento. Y no fueron las lluvias, sino la mala calidad del asfalto, dicen.


templete@milenio.com