Templete

:Que la grilla en la Comarca Lagunera de Durango anda a todo lo que da y aunque los destinos políticos sobre los personajes que recaerán las candidaturas a diputados ya están definidos, todavía hay algunos insensatos que creen que tienen posibilidades. Por ejemplo, Samuel Aguilar, viene muy seguido a eventos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y muchos de los aspirantes se “acercan” para saludarlo con la intención de hacerse los indispensables, como diciendo “miren de lo que se están perdiendo”.

:Que, en cambio, otros políticos siguen evaluando si se van a la candidatura o le siguen con el encargo que tienen. Es el caso de Esteban Villegas en Durango capital. Quien lo impulsa a una contienda electoral alberga dudas sobre si será mejor dejarlo en el estado para que se empape más de los asuntos internos o de plano lanzarlo al ruedo de un escenario nacional donde se foguearía más. Todo mundo recuerda que a un coahuilense Marcelo Torres Cofiño, le ha ido de maravilla en el plano nacional y se ha convertido en figura.

:Que el dirigente del PRI en Durango está desarrollando una agenda de trabajo intensa. Manuel Herrera entró con tanta “enjundia” el cargo que no quiere sembrar dudas al respecto y casi convoca a reuniones hasta la madrugada del lunes. Aunque ya los trae mareados con su intensidad laboral, a los presidentes de los comités municipales no les queda duda que se está inyectando una nueva dinámica al partido. Otra cosa a su favor: está convocando a todos, dicen, para sumar y no restar.

:Que el regidor panista lerdense Héctor Escamilla se metió en un problema mediático, luego que filtró a los medios de comunicación la supuesta renuncia de la tesorera del Ayuntamiento de Lerdo Cecilia Amatón Grajeda. De manera oficial fue desmentido y con ello perdió credibilidad como representante social. 

:Que otro panista que se jaló los reflectores por el caso Ayotzinapa es el legislador lagunero Guillermo Anaya Llamas, ahora en su carácter de presidente de la Comisión Especial de la Cámara de Diputados para investigar el caso de los desaparecidos en Guerrero. El pasado martes fue abordado por representantes de todos los medios nacionales y aclaró que hubo omisiones graves en las primeras horas de este caso, del Ministerio Público, de Seguridad Pública y del Gobierno Estatal. Nadie se salva.


templete@milenio.com