Templete

:Que otra vez, la reestructuración panista en Durango pinta para dividir, de nuevo al partido. Todo indica que renovación será poco tersa. Las dos planillas se están sacando los trapitos sucios al sol en lugar de lavar la ropa sucia en casa. Del lado de Juan Quiñones prefieren guardar una actitud más conciliadora y de propuestas, pero su contendiente Pedro Toquero, asegura que los militantes ya no creen en el partido porque éste se convirtió en un instituto político de no oposición y hay desunión. 

:Que Quiñones y Toquero tienen un periodo de tiempo para continuar la campaña y que se decida su suerte el próximo 27 de octubre. Luego de eso viene el proceso para definir candidatos a las diputaciones federales, a disputarse en 2015. Y ese tema también implica divisiones serias por la gran cantidad de tiradores que se dicen muy bendecidos por los liderazgos nacionales panistas. Bueno.

:Que muchos seguidores de algunos personajes priístas consideran que no es necesario que sean diputados federales, que ya fueron hace tiempo argumentan, sin embargo los tiempos actuales de competencia y arraigo político obligan a que superen esa prueba del ácido, el temor al «fuego amigo» y logren  ser diputados federales,  a menos que los nombren secretarios en el gabinete presidencial o titulares en el ampliado lo cual los acreditaría también a tener boleto y ser  considerados para participar en el gran juego sexenal. 

:Que toda una sorpresa resultó que la Ley de Protección a Periodistas en Durango está a discusión entre las fracciones del PRI y del PAN. Al parecer esta ley ya estaba aprobada desde el Congreso pasado y resulta que el legislador José Amaro aclaró que hay una propuesta por el PAN y otra por el PRI y hay que sumar lo mejor de las dos. Mientras los reporteros y trabajadores de la comunicación siguen laborando en condiciones riesgosas y cada vez con menos garantías. Habría que ver qué opina uno de sus principales inspectores

:Que no todo es roce entre la alcaldía saltillense y el Gobierno de Coahuila. El hecho de que ambas administraciones procedan de distinto origen político no significa que no deban trabajar juntos. Así que una buena relación laboral se construye entre la Secretaria del Medio Ambiente Eglantina Canales y el director de Desarrollo Urbano de Saltillo Fernando Pérez. Al parecer, ambos funcionarios trabajan en coordinación para desarrollar dos proyectos: la reforestación de la Alameda y la construcción de un parque lineal en un arroyo. Al margen de la competencia política nada impide que la gente pueda trabajar armoniosamente.


templete@milenio.com