Templete

:Que el próximo sábado 18 de octubre en Saltillo contraerá nupcias el más joven y de más confianza de los integrantes del gabinete del Gobernador de Coahuila Rubén Moreira Valdez. Se trata del Secretario Carlos García Vega responsable de una de las áreas de más reciente creación, la cartera de la Juventud. Carlos tiene apenas 26 años de edad, pero de ellos 20 ha tenido trato con el profesor y abogado coahuilense.   

:Que este aprecio y confianza al joven Secretario por parte del Gobernador de Coahuila se debe a que éste sostiene una relación armoniosa desde hace tiempo con el padre de Carlos. Y su padre es Gerardo García Peña,  uno de los mejores amigos y colaboradores del Gobernador desde  que  se conocieron en enero de 1994 cuando tenían la responsabilidad del área jurídica de la Secretaría de Educación Pública  al inicio del sexenio de Rogelio Montemayor.

:Que en el tiempo en que Rogelio Montemayor, era el mandatario estatal,  ambos políticos tenían, precisamente la formación de profesor y abogado que requería la dependencia encargada de la educación. Actualmente Gerardo es uno de los hombres claves del líder David Aguillón en el PRI estatal y se asegura que de un momento a otro asumirá una delegación federal con cobertura estatal y sede en Torreón. ¿Cuál será?

:Que el tema de las últimas semanas en los corredores de la presidencia municipal de Gómez Palacio, Durango sigue siendo el secretario del Ayuntamiento. Ahora con el tema del alcoholímetro, cuentan los regidores que se la pasa sacando a sus contactos del bote, cada que éstos caen por dar hasta el tope con el límite permitido de alcohol en la sangre. Parece que ese tema ya está superado en Torreón, pero en Gómez Palacio, no se ha podido erradicar el “amiguismo”. 

:Que luego el personaje arremete y amenaza con despedir al Director de Tránsito y al encargado de la cárcel municipal, si no liberan a sus amigos, sin acatar el pago de las multas correspondientes. Puro “influyentismo”, denuncian los ediles. Dicen que los regidores del PRI están muy enojados, porque sus quejas no tienen efecto y mucho menos las del PAN. Los blanquiazules de plano ya abandonaron los señalamientos, porque ya se cansaron de denunciarlo desde el principio.


templete@milenio.com