Templete

:Que es increíble que todavía se dude que el PRI legisló para ganar la mayoría de las diputaciones en esta elección antes de que surtiera efecto la reforma electoral federal que impedirá el trasvase de votos por alianzas para regalar pluris; el año entrante esa “lindura” electoral no tendrá efecto. Y es imperdonable que el PAN dejara pasar ese detallito. Todo mundo se pregunta dónde estaban los legisladores cuando eso ocurrió. Esa es la parte “oscura” de no tener equilibrio en el Congreso del Estado. Se “ganan” las elecciones desde mucho antes.

:Que de no prosperar las impugnaciones del PAN ante el Tribunal Electoral por parte de su dirigente Bernardo González para obtener más diputaciones plurinominales y superar con ello el tener por primera vez solo un plurinominal en la persona de Chuy de León, el PRI corre el riesgo de ser exhibido, algunos dicen “injustamente”, a nivel nacional como el ejemplo de los excesos que no deben permitirse en tiempos de la alternancia. 

:Que de los 25 diputados que integran el Congreso Local, 16 uninominales y 9 plurinominales, sólo uno del PAN es de real oposición, los otros 24 son priistas o amigables al PRI, 16 del carro completo y ocho pluris, 7 de la chiquillada y uno de la UDC, todos incondicionales al tricolor. 

:Que aquí al PRI sólo le bastaba un legislador para tener 17 y poder reformar la constitución local pero tiene siete más, Es por ello que muchos priistas con mentalidad abierta (y previendo las críticas que pudieran surgir) no verían mal que al PAN se le otorgarán dos o tres diputaciones plurinomales adicionales para oxigenar los debates.

:Que más diputaciones plurinominales al PAN ayudarían a Coahuila a evitar que se repitiera aquella escena que le sucedió a José López Portillo cuando recibió a un mandatario extranjero y éste le preguntó que dónde estaba la oposición. Gulp.



templete@milenio.com