Templete

:Que hay cierto interés malsano en saber quien se quedará con el Distrito 9 de Coahuila en la elección del 6 de julio. Se trata de un experimento político que puede derivar en la toma de decisiones para las elecciones federales que se avecinan. El Distrito 9 es la piedra en el zapato para el PRI, porque de manera tradicional el PAN se ha alzado con el triunfo gracias a la composición demográfica de esta zona. En ese distrito 145 mil 597 ciudadanos con credencial para votar en la lista nominal podrán ejercer su derecho a decidir.

:Que en este proceso ambos partidos políticos apostaron por personajes diferentes. En el caso del blanquiazul la propia Luz Natalia Virgil Orona, reconoce que no es una candidata tradicional o popular y su apuesta es a favor de lo que mejor sabe hacer: la fiscalización, desde su experiencia como regidora. El PRI en alianza con la “chiquillada”, en cambio, dejó fuera a sus priistas más distinguidos para recurrir a una vieja figura del panismo, que suponen, debe tener arrastre en ese Distrito por su pasado blanquiazul. 

:Que Luis Gurza, está en esa posición incómoda en la que se le sigue ligando con el PAN y aún no se le identifica con el priismo. Con todo lo aburrido que ha sido el proceso –salvo por las candidaturas independientes en Saltillo-, que gane Luz Natalia o Luis, parece ser lo que agrega cierta emoción al encuentro político. Por lo demás, está el reto de vencer al priismo con todas sus argucias legislativas y lograr que el Congreso pueda ser más “colorido” políticamente hablando.

:Que el proceso de renovación del Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada (CLIP) dejó un sabor amargo en la boca de quienes recibieron invitación para asistir y luego fueron “desinvitados” mediante cartita de última hora. Aún así acudieron y no les dejaron pasar. Quedó como líder un ex presidente del Colegio de Arquitectos, Agustín Arellano. Lo que causó disgusto es que (otra vez) fueron electos al “gabinete empresarial” los mismos personajes de la otra vez en la vicepresidencia y en la secretaría. ¿Qué no hay más? Ello muestra que lo que pasa en los partidos políticos se replica con una facilidad extrema en los organismos empresariales. Como dijo Antonio Navalón: los pueblos tienen los gobiernos que más se les parecen. ¡Ouch!


templete@milenio.com