Templete

:Que quien ve pasar y pasar patrullas nuevas es el teniente Adelaido Flores, responsable de la corporación policiaca de Torreón, a quien en los últimos cuatro años le han entregado más de 60 unidades, pero ninguna nueva para que la tripule él. Aunque no es muy exigente en sus gustos, el jefe de la policía sí debe de contar con una unidad que cumpla con las medidas de seguridad reconocidas y sugeridas por el manual de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, por aquello de las malas vibras. Por cierto, se le vio en el Aeropuerto de Torreón, el sábado por la noche, sin el uniforme, con celular en mano y muy trajeado, como ejecutivo capitalino. 

:Que en contraparte será a más tardar el viernes cuando los agentes de la policía municipal, de Torreón (con mejor comportamiento y resultados) tengan unidades nuevas en las cuales se incluyen vehículos tipo Charger, de los empleados en las ciudades más grandes del país. Y el que anda como niño con juguete nuevo es precisamente el alcalde Miguel Ángel Riquelme, está muy contentito, dicen los que lo han visto, por ese “regalote” para sus niños buenos de la poli.

:Que es muy posible que la esposa del ex presidente de México Felipe Calderón, Margarita Zavala Gómez del Campo esté presente en la ciudad de Torreón, para ofrecerles respaldo a los candidatos a las diputaciones. En especial a las mujeres que pueden generar resultados sorprendentes en los distritos laguneros. Ayer trascendió que Zavala tendría agenda en la región, aunque por la tarde todavía se esperaba la confirmación de la visita para este miércoles. 

:Que las lenguas “viperinas” de Gómez Palacio cuentan que la semana pasada seis regidores del PRI se quejaron en Durango por las actitudes y “facultades” (que se atribuye y no le corresponden) del Secretario del Ayuntamiento. Lo acusaron de ser un pésimo operador político, de generar conflictos y de paso meter en problemas al alcalde Pepe Campillo, junto con la coordinadora de regidores Isabel Cisneros. No sería sorprendente que en las próximas semanas se formara un bloque contra el secretario, como ya sucedió en la administración de Rocío Rebollo. Otra vez, las crinolinas están muy anchas y los subordinados se creen “muuuuy jefes”. Otro que no entiende que los regidores no son subalternos, sino representantes populares electos.


templete@milenio.com