Templete

:Que es imposible, ni cómo ayudarle. Resulta que “alguien” filtró a los chicos de la prensa que el responsable de Protección Civil de Torreón no envió a tiempo los programas de mantenimiento a SIMAS para el desazolve del drenaje. Y aunque no se le puede culpar si en su capacitación no le enseñaron de prevención, es elemental que con tanta basura y polvo como hay en La Laguna la cosa de las lluvias se complica.

:Que, en cambio, mucho más preparado se vio al representante de Protección Civil estatal Humberto Rodríguez haciendo la chamba y detallando de cifras y números sobre las afectaciones de las lluvias, que dejaron pavimento en malas condiciones, casas inundadas y calles anegadas e intransitables. Por supuesto, el tema de Protección Civil no es tarea sencilla hay que ser muy precavidos.

:Que con la contingencia ambiental que se vivió en Acuña y otros tres municipios de Coahuila, y al no estar el líder del gabinete -de viaje por Asia- entraron en su representación la presidenta del DIF Alma Carolina Viggiano y el Secretario de Gobierno Armando Luna. Estuvieron supervisando las atenciones a los damnificados, que según Protección Civil contabilizaron en varios miles y dos mil viviendas afectadas. Por cierto, la gente de Acuña, Monclova y Piedras Negras prefiere darle seguimiento al clima en canales estadunidenses que en el órgano oficial de la Comisión Nacional del Agua, ya que no les advierte a tiempo de las contingencias. 

:Que Jesús de León Tello, fiero defensor de Ernesto Cordero ex candidato a la presidencia nacional del PAN estuvo muy de anfitrión de Gustavo Madero durante su visita a Torreón. Incluso arreglando entrevistas en medios. Para que quede claro que no hay resentimientos ni fricciones. Ya lo pasado, pasado.

:Que Rosario Robles, la Secretaria de Desarrollo Social, bromeó con la ex alcaldesa Leticia Herrera, actual senadora, durante su visita a Gómez Palacio. Le dijo que ella también tenía “colonia” con su nombre. La agenda de Robles se desarrolló en la Colonia “Leticia Herrera”. La senadora aceptó la broma. A quién hay que explicarle que hay que acortar los discursos es al Secretario de Gobierno Jaime Fernández Saracho. Alargó tanto su discurso que la gente aburrida comenzó a abandonar el recinto, cuando ni siquiera había hablado Robles


templete@milenio.com