Templete

:Que el Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana Roberto Campa Cifrián aguantó el calorcito en la Colonia Cerro de la Cruz ayer. Los casi 40 grados centígrados sofocaron a funcionarios federales y municipales, luego que en el edificio se quedaron sin energía eléctrica, sin refrigeración y hasta sin sonido. El alcalde Miguel Riquelme tuvo que gritar cuando a mitad de su discurso se le apagó el micrófono. Aquello fue un infierno y “aceleró” la ceremonia. Eso sí, los que asistieron perdieron algunos kilitos de más y casi casi se deshidratan.

:Que existe simpatía entre los funcionarios de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana por los proyectos que en esta ocasión presentó el alcalde Miguel Riquelme para restaurar el tejido social de Torreón. Palabras más, palabras menos: “en este año Riquelme presentó proyectos de urbanismo social emblemáticos”. A diferencia del año pasado cuando terceras personas tomaron decisiones fuera de la realidad social lagunera.

:Que por cierto y luego del calorón, el alcalde figuró de anfitrión de la comitiva federal y los llevó a comer a la presidencia municipal de Torreón. Y más fresquecitos, disfrutaron de la vista que ofrece el último piso del edificio oficial y de la comida.

:Que aunque falta muucho tiempo para que los y las “ungidos (as)” brinquen al escenario político en la búsqueda de una candidatura a una diputación federal, las cartas fuertes en el PRI apuntan no para los recién adquiridos jóvenes del blanquiazul. En la lista y en la mente del líder tricolor sobresalen nombres cercanos: el secretario de Gobernación Armando Luna Canales (a ver si ahora sí se le concede), Francisco Saracho, Rigoberto Fuentes, Manolo Jiménez, Noé Garza, Paco Dávila, Salvador Hernández y Miguel Mery, entre otros. Habrá que ver si esos personajes mueven al voto, tienen presencia y carisma. 

:Que entre los legisladores federales panistas persiste la idea de que un funcionario del primer círculo de Enrique Peña Nieto se llevó una empresa del ramo automotriz a Nuevo León, porque tiene el interés enorme de quedar bien con esa entidad. Busca el primer puesto de elección popular de uno de los estados más ricos e influyentes del país. Ello, a pesar de que los gobernadores de Coahuila y Durango Rubén Moreira y Jorge Herrera han luchado para traerse inversiones de calibre a La Laguna.


templete@milenio.com