Templete

:Que al director de Transporte, Marco Mora , y al ex regidor todavía panista Rodolfo Walss Aureoles, se les vio charlando largo y tendido a media mañana de este jueves, como si ninguno de los dos tuviera mucho qué hacer, en un restaurante del Bulevar Independencia. Al parecer, Walss anda convenciendo gente para el Movimiento Ciudadano, donde busca participar como candidato a legislador local.

:Que el panista Marcelo Torres Cofiño estaba más que contento luego que fue invitado especial (como vicepresidente de la Cámara de Diputados) a la LXVI Asamblea General Ordinaria de la Canacero. Así que departió con el presidente del organismo Alonso Ancira, con el Secretario de Economía Ildefonso Guajardo, con Mario Cantú, actual coordinador general de Minería, Rafael Avante, Subsecretario del Trabajo y Previsión Social y el Senador David Penchyna. El nuevo encargo le está redituando muchas conexiones.

:Que las acciones en contra de los bebedores que se arriesgan a conducir en estado “etílico” han arrojado anécdotas curiosas. Fue el caso de un jovenzuelo influyente que presumió de tener muy buena relación con el jefe de Tránsito Guillermo Flores cuando fue detenido. Con palabras poco dulces, se refirió al “hijo de la ch...” de Flores a quien le iba a marcar para ordenarle que lo soltaran. Lo que ignoraba es que a quien se estaba dirigiendo era el mismo Flores y cuando éste le aclaró su identidad, al infractor se le cayó la quijada. Literal.

:Que el legislador priista Juan Ávalos fue quien propuso que se organizara la sesión del Congreso de Durango a las faldas del Cerro de la Pila. El dirigente del PRI en Gómez Palacio andaba como “castañuela” y el entusiasmo le duró mucho tiempo, a pesar de que en el “aplausómetro” le fue regular, regular.

:Que los pacientes que se atienden en la Clínica 71 del IMSS, de Torreón se quejan de que los robos a los vehículos son la constante en ese espacio. Muchos derechohabientes llegan a pasar hasta cuatro, ocho horas o días enteros y se ven en la necesidad de estacionar sus coches alrededor de la clínica. Lo más común: el robo de las baterías. Encima de padecer enfermedades duras hay que sumarle la pérdida de sus pertenencias. Más vigilancia, la demanda.


templete@milenio.com