Templete

:Que a muchos actores políticos de Coahuila tanto del Partido Revolucionario Institucional (PRI) como del Partido Acción Nacional (PAN), inclusive algunos analistas, les ha entrado el nerviosismo ante la posibilidad muy factible -por cierto- que el actual delegado de la Secretaría de Economía en Nuevo León Enrique Martínez y Morales sea candidato a Diputado Federal por una de las dos diputaciones de la región sureste que tiene como sede la capital, Saltillo.

:Que el nerviosismo es porque el hijo de Enrique Martínez y Martínez tiene lo que todo político anhela: juventud, carisma, capacidad intelectual y lo más importante su propia trayectoria y proyecto político, aunque la derrota le sonrió hace no mucho tiempo. Como se recordará Enrique fue candidato en 2012 y a pesar de haber hecho la mejor campaña de los siete distritos perdió con una mínima diferencia ante la Tía Esther Quintana Salinas, ahora legisladora de Acción Nacional. Dicen que desde dentro del partido se orquestó toda una estrategia para bloquearle el acceso. ¿Será?

:Que para algunos Quintana se benefició milagrosamente de la participación del PANAL como “fuego amigo” para Martínez Morales y de las boletas nulas, un tema de todos conocido. Pero no hay mal que por bien no venga, de ganar en 2015, Enrique sería otro de los aspirantes que entraría a la alfombra roja para la sucesión gubernamental a definirse en 2017, sobre todo por su perfil y que es bien visto por la clase política nacional, especialmente por Enrique Peña Nieto con el que ha construido una buena amistad, a través de su padre, el actual titular de la SAGARPA.

:Que por cierto se menciona que Román Alberto Cepeda, el actual delegado de la SAGARPA en la Comarca Lagunera, es el enlace de Enrique Martínez padre. Ha convocado en varias ocasiones a personajes destacados del priismo lagunero en torno a la figura del joven político, con el tema de la sucesión gubernamental, aunque es probable que estén primero interesados en el tema de la legislación federal y luego en lo que sigue.

:Que un político coahuilense se peleó a muerte con Manlio Fabio Beltrones. La causa, dicen los enterados, fue que el político brindó un trato poco cordial y respetuoso a la hija del sonorense, de quien se asegura es una joven de buena presencia. Ahora Beltrones ocupa un cargo poderoso y es posible que no olvide las afrentas. La vida da muchas vueltas.


templete@milenio.com