Templete

:Que debe ser la primera vez que un ex gobernador en Durango recomienda a sus homólogos el abstenerse de “figurar” más allá de quien ejerce el poder actualmente en la entidad. Lo que confirma el dato: en Durango la política es más aldeana que en Coahuila y “pobre” de quien ose confrontar ese valor entendido, porque puede hacerse andar toda la maquinaria institucional en su contra, para que el concepto nunca se olvide.

:Que entre los políticos, no los fans de los actuales gobernantes, se hacen apuestas para ver quien cerrará el periodo tanto en Coahuila como en Durango con más cambios en sus respectivos gabinetes . Sea porque los funcionarios se meten en problemas de “lealtad”, sea porque persiguen otros cargos de elección o de plano no dieron el ancho, pero los organigramas han sufrido todos los cambios posibles.

:Que por cierto quienes han tenido la oportunidad de acudir a Durango capital aseguran que el clima político por allá sigue “enrarecido” a pesar de que es posible que a Adán Soria le den una salida a su “problemita” y el asunto quede en un tema meramente civil. Ello a pesar de todo el escándalo mediático y el “choque” de trenes que se armó. Al final, parece que quedará en nada.

:Que el panista Marcelo Torres Cofiño tuvo a cargo la semana pasada su primera sesión del Congreso de la Unión y estrenó su nueva encomienda con mucho “orgullo”. La legisladora Esther Quintana Salinas le pidió asesoría para su dictamen de la comisión del trabajo. A Torres le está yendo de “lujo” lo que no pueden decir otros compañeros de partido.

:Que siempre y cuando el Comité Directivo Estatal del PAN no fije a alguien más como primero en la lista de candidatos a diputados por la vía plurinominal, Jesús de León Tello se quedará con una diputación por esa vía. Sin tanto escándalo y sin tanto ruido de posibles adversarios. Como el comité directivo quedó en manos de un “cercano” seguro no pasará nada y obtendrá tan campante un sitio en el Congreso, si su partido hace buen papel.


templete@milenio.com