Templete

:Que, en efecto, a pocos agradó la incorporación de Pepe Ganem a la administración municipal de Torreón. Y más porque se trata de un tema sumamente delicado: la prevención social del delito. Aspecto al que le apuestan fuerte para evitar más violencia e inseguridad en la región. Algunos mal pensados señalan que es un personaje incómodo al que hay que darle espacio y que un poder detrás del trono, es quien ejercerá el control en esa área. Algunos apellidos: será Morán, será Riquelme.

:Que el único dato que le agregó “emoción” a los procesos internos del PRI y del PAN fue que en el distrito 8 hubo conflictos por la anulación de un voto que llevaría a una segunda vuelta en la votación para el caso del blanquiazul. De cualquier forma se dudaba que fuera a generar una alteración en los resultados del dirigente estatal. Todo indicaba hasta las seis de la tarde que Bernardo iba a quedarse como líder, nada sorpresivo.

:Que de hecho a las seis y media de la tarde ya estaba el PAN de Coahuila, a través de su cuenta de Twitter felicitando a Bernardo González por su triunfo. Así que, otra vez: ganó Anaya sobre Zermeño. Con todo el dolor para
los de “enfrente”.

:Que tampoco sorprendió el resultado en el Distrito 9, por el PAN irá Luz Natalia Virgil Orona y ahora la ex síndico se prepara para llevar una estrategia con la cual hacerle frente a sus competidores. Curiosamente del mismo partido de origen, pero ahora abanderando a otros institutos políticos. Quién lo diría.

:Que en cinco meses previos al ejercicio real del poder los colaboradores de Miguel Ángel Riquelme pudieron constatar que el alcalde tenía tres características: es incansable, es obsesivo y está involucrado con todos los detalles. Garantizan que estará detrás de cada una de las acciones de gobierno, pero un buen líder se nota más cuando no está. Eso denota que la maquinaria del equipo está “bien aceitada”, porque todo mundo asume sus responsabilidades y funciones, sin que el jefe los esté “pastoreando”.


templete@milenio.com