Templete

:Que quien quiso lucirse y armar el evento él solito del Movimiento Territorial del PRI fue Enrique Sarmiento Álvarez, líder del MT estatal, con lo que no contaba es que sus compañeros líderes en Torreón al no invitarlos al presidium se desquitaron sacando a su gente exactamente cuando el líder priista David Aguillón empezó a dar su “speech”.

:Que quien se quedó con la boca abierta al atestiguar esto fue la senadora Ana Lilia Herrera y el mismo Braulio Fernández, quienes desde el presidium tenían la vista completa de todos los ángulos para desgracia de Sarmiento. Se trata, en efecto de broncas internas desatadas por la actitud del líder del MT. La moraleja: a la próxima deberá ser más incluyente con su municipio de origen o le darán otro jalón de orejas como el de este sábado. Otro dato: la soberbia, siempre la soberbia.

:Que el gobernador de Coahuila Rubén Moreira no pudo estar en la Finca Baracaldo, de Matamoros este sábado, para festejar el cumpleaños de Juan Carlos Ayup, luego que la gira de la Secretaria de Desarrollo Social Rosario Robles por Coahuila se extendió más de lo esperado. Tuvieron una comida con la funcionaria que se prolongó hasta las cinco de la tarde. Tampoco pudo estar el alcalde de Torreón Miguel Riquelme en el festejo de Ayup porque estaba con el gobernador, al igual que los alcaldes de la región lagunera.

:Que, sin embargo, el evento fue cubierto políticamente por la plana mayor del PRI estatal encabezada por David Aguillón, Diana Patricia González Soto y Boreque Martínez, además de Armando Luna Canales, secretario de Gobierno en representación del Gobernador. De funcionarios federales destacó José Armando García Triana de CONAGUA y el senador Braulio Fernández Aguirre. No podía faltar Flor Rentería Medina, actual diputada local que sustituyó a Juan Carlos cuando asumió la dirección del CEAS.

:Que por cierto muchos “calefactos” que no tenían información privilegiada, esperaban y esperaban, pero se quedaron con las ganas de saludar al gobernador, no fue el caso de Verónica Martínez, quien esta vez no acudió. Por cierto, es el “terror” de los secretarios porque cuando se esfuerza por lograr algo se aplica y los convence su tesón. Ella misma se ríe de esa situación y va más allá “siempre hablan de los señores secretarios, ah y Verónica”. No obstante, logró que se instalaran hasta registros civiles en comunidades rurales.

templete@milenio.com