Templete

:Que  se avecina un frente gélido para Coahuila, pero en el terreno político. Ya circula, en el territorio del rumor (cuando el río suena…) el probable acercamiento de una “bomba” para los priistas coahuilenses. Cual retorno de Diana Salazar, se asegura que el ex gobernador de Coahuila prepara su regreso a México y no precisamente para ubicar una franquicia de gimnasios dónde la gente flácida pueda tener abdomen de acero. Si el dato se confirma es probable que se cause un terremoto mediático, aunque muchos esperan que impere la cordura y la calma. En todos.

 :Que  algunos ex funcionarios de la pasada administración de Torreón ya están relajándose y están ubicados muy, pero muy lejos del “rancho”. Las malas lenguas dicen que para quitarse el estrés provocado por la inseguridad, las organizaciones de la sociedad civil y la insidia de columnistas, los ex servidores públicos se resguardaron bajo el sol caribeño, aunque el mal clima impera también por aquellos lares. Total, si están desempleados, hay que relajarse ante la posibilidad de ingresar a nuevos escenarios, igual o peor de estresantes.

:Que  el Secretario de Gobierno Armando Luna Canales (¿Probable candidato a diputado federal?) presume que los policías de Coahuila están más capacitados –académicamente hablando- que sus similares de otros estados de la República Mexicana. Los estatales tienen preparatoria, los más privilegiados llegan a licenciatura y los hay hasta con maestría. Como sea a toda esta población se le dará la oportunidad de estudiar una licenciatura en seguridad pública. El primer año tendrán que pagar mil 500 de inscripción más 700 pesos al mes. La “lana” será para garantizar la contratación de académicos con maestría. Lo atractivo será que aparejadito con el grado académico se garantice un mejor sueldo, ¿no?

 :Que  en Gómez Palacio el discurso que se aventó Jorge Torres Castillo en la ceremonia para distinguir a lo más destacado de los ciudadanos gomezpalatinos  provocó comezón a más de un político y franco temor entre los compañeros de la asociación por las repercusiones que pudieran tomarse. A diferencia de Torreón, en Gómez Palacio, se sigue practicando la política “aldeana”. “El sí señor” y “lo que usted diga señor” son las frases más empleadas. ¿A quién se hace más daño?

templete@milenio.com