Templete

:Que ya está consolidado el documento oficial para la constitución del Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN) en Torreón. Está basado en organismos que funcionan con singular éxito en municipios como León, Guanajuato. De hecho, contó con el aval de los responsables de esos institutos y en breve será presentado en “sociedad” por quien tendrá que lle-var la batuta de este esquema a nivel municipal, el alcalde electo Miguel Ángel Riquelme Solís. Por cierto, el alcalde electo, Riquelme se negó a profundizar sobre el tema de quién será el responsable operativo.

:Que en el ánimo político pesa un nombre para las áreas de urbanismo u obras públicas, del nuevo gabinete municipal de Torreón, se trata de Tomás Galván, dirigente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. El nombre circula entre la gente allegada a Riquelme, pero nadie se atreve a asegurar nada. Se lo dejan al “jefe”, para evitar caer en la tentación de hablar de “más”. En torno al nombre del nuevo titular de Desarrollo Económico, es el secreto mejor guardado. En realidad, se dice, todavía no se concreta el nombramiento, pero saldrá de las filas empresariales. Por cierto, no siempre es lo mejor.

:Que en el Cabildo de Torreón se “aventaron” la puntada de suspender por cinco días al tesorero Pablo Chávez Rossique, sin goce de sueldo (obvio, si no sería permiso) por aquel asunto con la Auditoría Superior del Estado. De entrada, los comentarios en las redes sociales fueron un tanto burlones. “Le adelantaron las vacaciones”, dicen. Ahora, los regidores, principalmente los de oposición, piden que también se investigue al contralor Lauro Villarreal Navarro, pero conociendo como se maneja la administración es poco probable que esa investigación se extienda.

:Que el primer regidor electo del ayuntamiento de Torreón, Miguel Mery, sacó las uñas con el regidor panista Rodolfo Walss Aureoles en uno de tantos acercamientos que han tenido para el tema del cambio de estafeta gubernamental. Cuando Rodolfo, fiel a su estilo, empezó a vociferar cosas en contra de Mery, éste ya libre del diplomático cargo de Secretario del Ayuntamiento, le contestó en términos que asustaron a Walss y también a los regidores entrantes. Queremos debate, no pleito, habrían comentado los ediles entrantes al presidente entrante. Sin miedo.