Templete

:Que la mitad de la población encuestada por el Barómetro en Gómez Palacio en coordinación con México Avanza y el Observatorio Nacional Ciudadano señale que fue víctima de asalto y robo o algún familiar, impresiona. Sobre todo porque parece ser que la autoridad municipal encabezada por el alcalde Pepe Campillo se hace “a un ladito” y le deja toda la tarea a la autoridad estatal, quien en los hechos tomó las riendas de la seguridad en sus manos.

:Que las causas tienen que ver con el atraso en que se encuentra Gómez Palacio y la falta de empleo digno. Habría que decir que los gobernantes no han pugnado para que el municipio y, por tanto, su gente, salga de ese atraso. Y para muestra un botón: ¿cuántas colonias de clase media alta existen en la ciudad? Así está el poder adquisitivo de los gomezpalatinos, por los suelos.

:Que aunque lejana, la carrera por otros cargos políticos ya arrancó en Durango. Sí, el eterno deseo por brincar de un puesto a otro es como una fiebre que no deja pensar en los proyectos de gobierno, sólo en las aspiraciones políticas. Así personajes como el diputado Héctor Vela Valenzuela, Jorge Herrera Delgado y la senadora Leticia Herrera ya preparan sus campañas. Por supuesto, internas.

:Que algunos priistas le conceden puntos extra a Leticia, por ser mujer, porque la mitad de las candidaturas a los gobiernos estatales –dicen- van a recaer en mujeres y la también empresaria tiene muchas conexiones con el “mero, mero”, quien va a palomear la lista. El caso es que Vela Valenzuela se anda moviendo a través de asociaciones de profesionistas, los ingenieros. Y Herrera Delgado, a cada rato aparece en estaciones radiofónicas locales, incluyendo laguneras, para opinar de todos los temas posibles.

:Que La Laguna se quedó sin representatividad en el gabinete de Jorge Herrera Caldera, luego que Christian Thomé Hernández “renunció” al cargo de Secretario de Turismo, para ceder el espacio a un duranguense. José Angel Reinosa, muy cercano al gobernador, tomó su lugar. Algunos políticos laguneros se molestaron, en privado, por ese cambio. Por supuesto que atribuyen la comisión de varios errores a Christian. Por ejemplo, haber cambiado su residencia a Durango capital y no quedarse en La Laguna, además de adoptar ciertos modos propios de los “duranguitos”. Lástima, tanto proyecto para La Laguna se quedó en sólo buenas intenciones: ¿Qué pasó con los Estudios Churubusco?