Templete

:Que el estudio de México Avanza le deja lecturas muy serias al alcalde electo Miguel Ángel Riquelme Solís. En principio, las herencias. El nivel de confianza con que arrancaría su gestión es de apenas el 5.85, no hay visos de que tendrá el beneficio de la duda de los torreonenses o de que vivirá una esplendorosa “luna de miel”, antes de empezar a ejercer el poder. No hace falta hacer estudio de opinión para medir el nivel de descontento de la población, a pesar de que llegó con un triunfo apretado al gobierno.

:Que en todas partes el comentario es el mismo. Los pesimistas dudan que su estilo de gobernar sea diferente al ya establecido. Los optimistas creen que se esforzará mucho para hacer las cosas distintas a su antecesor. Y los neutrales, consideran que tantos pasivos no le dejarán gobernar. Cuatro años parecen pocos, para arreglar tanto desperfecto en alumbrado público, SIMAS y seguridad. Por otro lado, estos días de espera, le están sacando ronchas al alcalde electo, porque “oficialmente” no puede intervenir en casi nada y ya todo mundo lo hace responsable.

:Que  durante la inauguración del Centro de Desarrollo Educativo (CEDE) en la Colonia Valle de Chapala, el alcalde de Gómez Palacio Pepe Campillo derrapó al referirse a Javier Cordero , secretario general de la Sección 35 del SNTE, como líder pero de la CNTE, que no es lo mismo pero suena igual. El pobre Cordero puso cara de ¿what? Y con su dedo flamígero le indicaba al alcalde que no, que no. El líder del PRI gomezpalatino, Juan Ávalos, le pasó un pañuelo a Cordero para secarse el imaginario sudor que le produjo el error. La revancha llegó cuando el líder magisterial saludó a “los dos alcaldes de Lerdo”, Luis de Villa y Pepe Campillo. Cordero precisó: es para que vea lo que se siente. Fue una simple confusión.

:Que el dato curioso en Gómez Palacio está en la oficina del alcalde. Pepe Campillo reconoce que el escritorio que hoy ocupa, fue el originalmente empleado por José Rebollo durante su gestión. Así que fue el mismo usado por sus hijos Ricardo y Rocío cuando ascendieron al poder. Si el escritorio hablara. Aunque Campillo desea renovar la oficina, no habló de cambiar el escritorio, aún.

:Que Marcelo Torres Cofiño asegura que el trabajo en el Congreso de la Unión es intenso. Nada que ver con el Cabildo de Torreón. De entrada, trae una iniciativa en materia laboral bajo el régimen penitenciario para que los reos presten servicios a empresas privadas mediante contratos con los Centros de Rehabilitación. La intención es garantizar su incorporación al mundo productivo, incluso con seguridad social para la familia del reo.