Templete

:Que el coordinador de las Universidades Tecnológicas y Politécnicas de la SEP, Héctor Arreola Soria, recibió una encomienda de tiempo completo. El Secretario de Educación, Aurelio Nuño, responsabilizó al duranguense y ex secretario de Educación de Durango de la reconstrucción de las escuelas dañadas por los sismos en Puebla. El funcionario está dedicado en cuerpo y alma a darle celeridad a ese tema, y como no si es delegado de Nuño en la entidad. Menuda tarea.

:Que la lista de aspirantes a legisladores crece. Por ejemplo, se suma Adrián Alanís Quiñónez, actual secretario General de Gobierno en Durango. Es otro de los personajes que aunque está enfocado en su puesto, tiene aspiraciones. Por cierto, su dedicación, le ha valido el ser reconocido por el mismo Luis Enrique Benítez Ojeda, presidente del PRI.  La pregunta es qué partido lo impulsaría, dado que es de origen priista.  ¿Será el Partido Acción Nacional (PAN) quien pudiera abanderar su causa?

:Que Eduardo Solís Nogueira, actual delegado distrital,  tiene la responsabilidad de diagnosticar cómo se encuentra  el territorio estatal duranguense para la renovación del congreso local. Ya fue diputado en la cámara duranguense y en el congreso federal. Tras la muerte de Jorge Herrera Delgado lo fue en el congreso de la unión.  Dinámico y con el bagaje territorial es otro de los que pudiera levantar la mano para representar a algún distrito federal.  

:Que ahora que comienzan los destapes de posibles candidatos a diputados locales y federales, llama la atención el regidor panista de Durango, Carlos Segovia, quien ya habla de un relevo generacional en el Congreso local. Segovia perdió su primera campaña hace tres años contra el cetemista, Arturo Kampfner. De ahí en más, su experiencia en la política data de un año a la fecha. Tal parece que el “relevo” es más por la oportunidad de que la actual legislatura es de dos años.  


templete@milenio.com