Templete

:Que la renuncia de Raúl Montoya Zamora como presidente del Tribunal Estatal Electoral de Durango deja a la imaginación que fue un acto para tener un personaje afín a la oposición en Durango, el caso de Javier Mier Mier, quien fuera presidente del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) durante administraciones priistas. 

:Que ese es el comentario que circula en pasillos. Montoya Zamora tiene un paso que le generó una buena imagen ciudadana porque se tocaron temas en los límites de su rango de maniobra.  En tiempo y forma. Y aunque continúa como magistrado, el escenario cambia.

:Que cabe señalar que tras la renuncia de Rosauro Meza en sus responsabilidades priistas, dejó la representación ante el IEPC. Puesto tomado por Luis Enrique Benítez Ojeda, presidente del partido. Las piezas de la jugada ahí están. Tal vez la oposición, tal vez la  circunstancia. El argumento de la renuncia, es que Montoya Zamora termina su encargo en diciembre de 2018, justo en el proceso electoral.  Por eso prefirió dejarlo esta semana.

:Que los políticos, sobre todo los priistas, insisten en darle una lectura muy especial a la lista de invitados de la celebración de la boda de la hija del gobernador electo de Coahuila Miguel Ángel Riquelme Solís y es que los invitados son realmente gente muy allegada y entre los que en esta ocasión estuvieron destacaron Sonia Villarreal, de Piedras Negras, Juan Carlos Ayup de Matamoros y el joven simpático de Saltillo Manolo Jiménez.


templete@milenio.com