Templete

:Que no porque estén en el equipo de transición entre los gobiernos estatales entrante y saliente, quiere decir que ocuparán un espacio en el equipo del futuro gobernador de Coahuila. Como sea, los que acudieron quieren mostrar su músculo y además dar la apariencia de cercanía para con el mandatario electo. Algunos sí son de su círculo, otros no tanto. Deben estar, para cumplir con los compromisos sociales. Como sea a Miguel Riquelme y a Rubén Moreira se les vio en extremo sonrientes. ¿Saben algo que el resto de Coahuila no?

:Que para algunos allegados a los mandatarios saliente y entrante (si es que los tribunales electorales no determinan otra cosa), es importante que los convocados en la transición, no se sientan merecedores de los olivos. En principio, porque lo que busca Moreira es que la entrega recepción sea rápida y con los menores problemas posibles. Transparente, pues. 

:Que entre las personalidades que participarán en este proceso se ubican al ex contralor de Torreón José Lauro Villarreal Navarro, Miguel Felipe Mery Ayup, por cierto quien desde el primer día en que aceptó su derrota ya tenía un pie en Saltillo para apoyar a su tocayo Miguel en este proceso. Además estuvieron presentes Eglantina Canales y Fernando Purón, éste último en una de las áreas de más importancia, seguridad y justicia.

:Que se olvida que si algo debilitaría más al gobierno de Enrique Peña Nieto y el sistema electoral mexicano rumbo a 2018  es cambiar  una decisión jurídica por una de tipo político, ya que crearía un precedente de ganar elecciones dando mayor prioridad a criterios políticos que a los votos obtenidos en las urnas, lo que sería un factor de inestabilidad sin precedente que amenazaría la gobernabilidad del País el próximo año en que lo normal serán desenlaces electorales  conel 2 y 7 por ciento de diferencia.


templete@milenio.com