Tecnológico de Monterrey

¿Es útil la matrogimnasia para familias con hijos adolescentes?

La matrogimnasia se define como el ejercicio físico llevado a cabo por el hijo y la madre con la finalidad de fortalecer los lazos de unión, de actitud cooperadora así como las diversas formas de relación madre-hijo.

Con la práctica de la matrogimnasia se pueden estimular muchos aspectos del educando y sus padres, los más importantes son: estrechar los vínculos afectivos entre los padres de familia con el hijo, la socialización, la integración, los valores, la cultura física, etc. (http://matroyolib.blogspot.mx/2013/04/historia-y-ventajas.html)

Con mayor frecuencia se utiliza la matrogimnasia en grados de preescolar y primaria, aunque el practicar esta técnica con hijos adolescentes resulta  igualmente benéfico.

Según Stanley Hall, a la adolescencia se le conoce como la etapa del segundo nacimiento, en la que el joven se encuentra en un contexto de diferentes y profundos cambios; físicos, hormonales, emocionales, sexuales, de identidad y roles en lo familiar y social.

El joven busca espacios en solitario y con amigos  para comprender y procesar las nuevas situaciones  necesitando a la vez la guía de sus padres que  lo pueden acompañar en dicha  transición: “cerca pero no tan cerca, lejos pero no tan lejos”.

En esta etapa muchos  padres deciden soltar la relación con los hijos permitiendo que se vuelvan más independientes y tomen sus propias decisiones pero generando  una distancia en la relación afectiva con el joven.

El  trabajar matrogimnasia con adolescentes y sus familias en la preparatoria reporta grandes beneficios como son: reencontrar a través de actividades lúdicas y afectivas un espacio para  fortalecer lazos familiares, ofrecer  al hijo un mensaje de valía y a los progenitores un recordatorio del gran peso, que sus palabras,  silencios y abrazos siguen teniendo en la vida de sus hijos.

Es importante que los padres de familia al momento de asistir a una clase de matrogimnasia lleven toda la disposición de trabajar, olvidándose de lo que dejaron en casa o en el trabajo, para disfrutar y aprovechar al máximo esta experiencia con sus hijos y beneficiarse con las bondades de dicha dinámica.

Prof. José Luis Meléndez Apodaca

Profesor de Preparatoria del Tec de Monterrey, Campus Hidalgo.

jlma@itesm.mx