Tecnológico de Monterrey

La innovación en la empresa

Vivimos en un mundo en donde la competencia es cada vez mayor y en el cual es importante que las empresas innoven, desarrollen y mejoren sus productos o servicios para poder incrementar su competitividad en un mercado cada vez más saturado de opciones para los consumidores. Es fundamental estar a la vanguardia de las necesidades actuales y utilizar herramientas novedosas que ayuden a ofrecer mejores productos o servicios y por lo tanto poder posicionarse fuertemente en el mercado.

La innovación se entiende como el cambio, desarrollo, transformación o progreso hacia algo mejor. Aplicada a la empresa, es la modificación de uno o varios aspectos de la misma que tienen como objetivo la creación de nuevos valores. La innovación es importante porque el mundo es un entorno en constante cambio, tanto social, tecnológica y culturalmente. La empresa debe cambiar porque su entorno cambia, los clientes, competidores y proveedores la llevan a innovar.

Bernard Meyerson, Vicepresidente de innovación de IBM, dice que son tres las claves para innovar:

*Elegir a las personas correctas y adecuadas: armar equipos productivos para desarrollar proyectos interesantes. Las personas deben ser no sólo talentosas, sino comprometidas.

*Definir retos con futuro: deben ser interesantes y con grandes dosis de innovación. Las personas con grandes retos a su cargo suelen desplegar toda su creatividad para lograr sus objetivos.

*Generar un ambiente de trabajo creativo: debe ser un punto de reunión y conversación en donde las personas puedan intercambiar opiniones e ideas de forma libre e inspiradora.

Una de las áreas que más invierte en innovación es la de la tecnología. Este campo está en constante desarrollo para sacar al mercado nuevos modelos de un dispositivo, ofrecer mayores prestaciones o bien satisfaciendo las distintas necesidades que plantean sus consumidores y clientes a través de un contacto con la empresa. Todo este trabajo se basa en datos recopilados a través de distintos análisis de mercado, siendo éste un fenómeno de renovación tecnológica que se da en forma constante.

Es importante mencionar que en los años 70 y 80 la competencia empresarial se basaba en el coste, en los 90 en la eficiencia productiva y en este siglo XXI la competencia empresarial se basa en la diferenciación y en la innovación.

En el Tecnológico de Monterrey, seguimos muy de cerca estas tendencias, y tratamos de que nuestros programas educativos reflejen nuestra preocupación por diferenciarnos e innovar para ofrecer un valor agregado a nuestros alumnos.

LEM. Mariette Sucel Mayorga Pérez

smayorga@itesm.mx