Tecnológico de Monterrey

Por qué estudiar ciencias si no voy a ser Ingeniero

Las Ciencias Naturales siempre han formado parte del plan de estudios de cualquier bachillerato y los estudiantes se han cuestionado mucho  el por qué deben  gastar tiempo y esfuerzo estudiándolas si su vocación es ser abogado, financiero o administrador.

Se preguntan: ¿para qué saber la fórmula química?, ¿qué impacto tendrá en mi vida el saber la diferencia entre un virus y una bacteria?

Ahora bien debemos saber que la ciencia es parte de nuestra vida ya que está presente en todos los aspectos fundamentales de nuestra cotidianidad. De hecho no podríamos pensar en la calidad de vida que tenemos sin pensar en los descubrimientos que el estudio de la Química, la Biología, la Física o sus ramas aplicadas nos ha dado. La variedad y calidad de productos de aseo personal, de alimentos enlatados, los circuitos de la pantalla de la televisión, el teléfono celular, las ropas que vestimos, la belleza de un rostro existen gracias a estas ciencias.

Y nuevamente el joven estudiante se pregunta para qué estudiarlas si esto lo harán los ingenieros, los médicos o los biotecnólogos.

Analicemos el caso de una aseguradora, el éxito de estas compañías es su capacidad para calcular pérdidas y tarifas que se fijarán de acuerdo con los riesgos que tiene la empresa que solicita el servicio, por ejemplo ¿Cuál es el riesgo de explosión en una gasera, comparado con el riesgo de una planta de solventes? ¿Cómo daña la salud de sus empleados un fábrica de pinturas, comparada con una fábrica de productos de limpieza?, no podría un licenciado en administración o un financiero calcular el riesgo, ni evaluar la veracidad de los asesores técnicos  si no tuviera alguna noción de química o biología.

Ahora analicemos, un joven mercadólogo que se hace cargo del negocio familiar, ¿cómo podrá competir en el mercado de fibras textiles si no se buscan nuevos productos y procesos? Y como podría evaluar las alternativas de producción si no tiene idea de qué es una fibra sintética, que esta puede tener varios usos de acuerdo a sus propiedades, cómo podría saber que un biotecnólogo o un a químico pueden ayudar a encontrar esas nuevas fibras y su uso, cómo podría entender que los procesos de producción deben tener el menor impacto al ambiente.

Es importante para el abogado pues en un caso de asesinato se involucra sangre, tintas o venenos; para el fabricante que desea hallar nuevas aplicaciones para su producto y para el granjero con problemas de suelo, plagas o pasto. De ahí que las universidades y preparatorias como el Tecnológico de Monterrey se preocupen por dar una cultura básica y significativa para los futuros profesionistas de áreas distintas a las relacionadas con las ciencias naturales.

MVZ Daniel José Jurado Hernández MCA

djurado@itesm.mx