Tecnológico de Monterrey

Cuatro escenarios para la transformación de Hidalgo

A finales del siglo pasado, el premio nobel de economía, Amartya Sen, discutía en su libro "Desarrollo y Libertad" (1999) la importancia de que los individuos gocemos a plenitud de libertades fundamentales, esto es, libertades que nos permitan vivir las vidas que deseamos vivir, que sean lo más largas posibles y que tengan sentido vivirse.

Con esto en mente, uno de los principales retos del nuevo siglo para la mayoría de los individuos y sus gobiernos es encontrar los instrumentos y mecanismos que nos permitan realizar las vidas que valoramos vivir.

En el Tecnológico de Monterrey hemos entendido que estos procesos requieren la comprensión de procesos de transformación globales y de un adecuado manejo de la complejidad e incertidumbre. A esto se suma la necesidad de construir consensos básicos para hacerlos realidad. Gracias al apoyo de proyectos de fondos mixtos CONACyT-Gobierno del Estado de Hidalgo hemos logrado identificar cuatro grandes tendencias transformadoras de la realidad económica y social de Hidalgo.

El primer proceso de transformación está marcado en la formación, expansión y consolidación de una sociedad de conocimiento que estará caracterizada por su mayor nivel de instrucción y su capacidad para tomar mejores decisiones.

El segundo proceso es consecuencia razonable del primero: una sociedad de conocimiento comenzará a tener impactos en el desarrollo de la economía, transformando procesos productivos y servicios tradicionales hacia otros de valor agregado y de conocimiento. Ya no se tratará únicamente de crear productos por tradición o vocación, sino de garantizar toda una cadena de valor que permita al consumidor final ver nuevos servicios y productos innovadores.

El tercer elemento está centrado en el aprendizaje continuo, que será cada vez más abierto, masivo y en tiempo real, haciendo que quien lo desee pueda acceder al conocimiento. El secreto será convertirlo en aprendizaje que transforme la realidad.

El cuarto elemento será la creación de nuevas métricas y de nuevos instrumentos de medición que hoy no están adecuados a esta realidad. Los procesos de transformación están ocurriendo a pasos gigantescos y es necesario adecuar la forma en la que medimos sus impactos y procesos de transformación.

Es claro que estas grandes apuestas requieren cultivar nuevos liderazgos y dar espacios más decididos a mujeres y hombres que marquen su competitividad y sentido humano en nuestro estado.

Mediante el desarrollo de estas alianzas es como el Tecnológico de Monterrey contribuye al diseño de procesos transformadores de nuestra región, siendo un actor que participa junto con los tomadores de decisiones en estos procesos de reflexión.

Dr. Carlos Gil García
cgil@itesm.mx