Tecnológico de Monterrey

El ecosistema emprendedor en México

El desarrollo de una cultura de innovación y emprendimiento es una tarea ardua que requiere la participación de muchos actores económicos y académicos, tanto del sector público como del privado. Este proceso es complejo y los resultados son impredecibles, ejemplo de esto son las zonas como Silicon Valley en California que deben su cultura a la conjunción que se da de grandes empresas, universidades de primer mundo, un mercado dispuesto a consumir lo último en tecnología y en general un ambiente estimulante. De hecho, de acuerdo al reporte Entrepreneurial Ecosystems Around the Globe and Company Growth Dynamics del Foro Económico Mundial, más del 90% los emprendedores en Silicon Valley consideran que tienen un ecosistema emprendedor que les permite acceder a mercados importantes, con capital humano de primer nivel, con un excelente sistema de apoyo en mentores e incubadoras y con una cultura que celebra el emprendimiento. En contraste en México; apenas la mitad de los emprendedores consideran que el país ofrece acceso a grandes mercados de consumidores o de capitales, que se cuenta con un adecuado sistema para apoyarlos o que las regulaciones e infraestructura que provee gobierno son adecuadas. Pero no es en estos rubros en donde la diferencia es más dramática. En México solamente el 30% de los emprendedores consideran que el sistema educativo provee suficiente educación y entrenamiento (en comparación al 80% en California), el 35% ve a las universidades como catalizadores del emprendimiento (contra 88%) y solo el 27% percibe una cultura de apoyo a su labor (que en california es del 90%).

La percepción que nuestros emprendedores tienen de la labor universitaria debe ser particularmente preocupante. Queda mucho espacio por crecer en estas áreas y las diferentes instituciones pueden empezar con pequeños pasos. El mismo reporte sugiere incluir programas de entrenamiento emprendedor dentro de las licenciaturas, vincular a la academia no solo con grandes empresas sino con startups nacientes y principalmente crear un ambiente de respeto hacia la actividad emprendedora. Algunas universidades ya han comenzado esta transformación (el INCmty que celebra el Tec cada año es un ejemplo de ello) pero aún queda un largo trecho por recorrer.

JUAN ESTEBAN SÁNCHEZ RODRIGUEZ
Centro Innovación y Liderazgo Emprendedor
Esteban.sanchez@itesm.mx