Tecnológico de Monterrey

Emprendedor formal

Cuando decidimos poner una empresa, nos vienen a la mente todos los requisitos con los que debemos cumplir y que vemos como obstáculos para poner en marcha nuestro negocio. Tenemos que saber además los beneficios que el ser formal nos traerá en el corto y largo plazo si se inicia el negocio en la informalidad.  Para todo emprendedor resulta complicado dar el primer paso y aventurarte a tener un negocio, el cual implica responsabilidades, no sólo con tus clientes, sino con tus empleados, tu comunidad y lo más tedioso, tus obligaciones fiscales.  Pero la pregunta es ¿por qué es importante cumplir con esta obligación? ¿qué beneficios me traerá el estar al corriente? Y la respuesta es fácil, porque el cumplir con tus obligaciones fiscales te trae beneficios tanto fiscales como incentivos para mejorar las condiciones de tu negocio. Por ejemplo, al iniciar es necesario que tengas tu licencia de funcionamiento, misma que la obtienes en la presidencia municipal de tu ciudad. Pero no te la entregan sin antes estar dado de alta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Muchos de los trámites para iniciar un negocio resultan tediosos, sin embargo, el beneficio es mucho mayor de lo que crees. Los beneficios si estás al corriente en tus obligaciones son: acceder a financiamientos, dependiendo de la necesidad de tu negocio; puedes recibir y generar facturas desde el portal del SAT (Servicio de Administración Tributaria), totalmente gratis; aplicar la exención de impuestos según corresponda de acuerdo a las características de tu negocio; solicitar mensualmente la devolución del IVA pagado en exceso por sus operaciones; solicitar la devolución del pago de impuestos en su declaración anual; además de contar con una excelente reputación de cumplimiento para participar en estímulos estatales o federales, según corresponda.

LCPF. Vianey Eslava Mendoza