Género en su tinta

Mujeres rumbo Elecciones 2015

La democracia es una forma de gobierno en la que el pueblo ejerce su soberanía sobre aquéllos o aquéllas a los que ha elegido para que lo representen o gobiernen.

Históricamente las mujeres han sido relegadas de ésta posibilidad, hace apenas 60 años se logró el derecho formal de votar y ser votadas, sin embargo, han sido un proceso complejo el poder acceder a postulaciones y cargos de toma de decisiones que represente los intereses de hombres y mujeres y le dé un sentido más justo y equitativo a nuestro sistema “Democrático”, entre algunos factores, debido a la cultura patriarcal que permea en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

Las mujeres representan más del 50% del electorado, y hace algunos años no significaban ni el 20% del Congreso, su participación había sido limitada al sistema clientelar, a un limitado “liderazgo” usado por quienes ostentan el poder y toma de decisiones para su conveniencia.

Sin embargo, se han tenido avances importantes en la incorporación de mujeres en las candidaturas y cargos de representación popular, derivado en gran parte, de las legislaciones impulsadas principalmente por mujeres que han alzado la voz y logrado leyes que favorezcan éstas acciones.

Las últimas reformas que se han hecho a las leyes electorales en busca de la paridad, la participación ciudadana, la igualdad y la democracia, han permitido que cada vez menos, los partidos políticos escapen a las disposiciones que desde 1993 se han venido formulando en ese tema, ya que el cumplimiento de la Ley Electoral se desvanecía ante las viciadas prácticas tradicionales, las relaciones de poder, las coyunturas políticas y mañas como las Juanitas, por mencionar un ejemplo. 

Según el Presidente del INE, Lorenzo Córdova, las elecciones de este año establecerán una nueva marca al ser el proceso en el que estén registradas más candidatas a cargos públicos, ya que asegura el cumplimiento de la norma legal de 50-50 en la asignación de candidaturas entre hombres y mujeres, en las contiendas para renovar los congresos, tanto a nivel local como federal.

Ello da esperanza, sin embargo, es indispensable y es una obligación de todas y todos en el ejercicio de la ciudadanía, ser vigilantes de que se cumplan tales disposiciones, así como seguir promoviendo y fomentando el empoderamiento político en las mujeres y la participación ciudadana con todo lo que ello implica.


tania.diazchavez@gmail.com