Meza de Redacción

El tráfico sexual de mujeres

Cuando has sido violada 20 veces al día durante años, la vida está acabada Ahora sólo me mueve un objetivo: luchar contra el tráfico de mujeres y todas las formas de esclavitud.

Cuando has sido violada 20 veces al día durante años, la vida está acabada. Ahora sólo me mueve un objetivo: luchar contra el tráfico de mujeres y todas las formas de esclavitud. Se trata de dar la paz a las demás mujeres, a las niñas. Por eso no temo a enfrentar a las mafias mundiales de tráfico sexual, porque no temo a la muerte. ¿Qué es la muerte? Nada, yo ya estoy muerta…”.

Éste es el testimonio de Somaly Mam, la luchadora social contra la trata sexual más reconocida y premiada en todo el mundo y quien fue vendida por primera vez a los 13 años. Hoy ha logrado rescatar de la prostitución (que siempre es forzada) a más de 3 mil camboyanas y vietnamitas forzadas en todo el mundo.

Una de las maneras más frecuentes en que este infierno inicia es una cita “a ciegas” contactada en las redes sociales. Luego viene la promesa de matrimonio y un viaje a otro país, en donde al llegar lo primero que el príncipe azul hará con la princesa rosa, será quitarle el pasaporte “para ponerlo en lugar seguro”. Hasta ahí el sueño, todo lo que sigue será pesadilla.

También puede ser la promesa de una gran oportunidad laboral en otro país, puede ser el secuestro de niñas y niños a la salida de la escuela o de plano la cínica venta de las hijas por parte de los padres.

Sea cual sea el inicio, el desenlace será el mismo: La inmisericorde esclavitud sexual que llevará a la víctima a ser violada unas diez veces al día, en promedio, a cambio de dinero que ella nunca verá, porque toda la ganancia económica irá a los bolsillos de “el dueño”. Permanecerán tres meses en un país, y luego serán llevadas clandestinamente a otras naciones, al otro lado del planeta, en donde volverán a ser prostituidas durante otros tres meses, antes de dirigirse a un nuevo destino en donde su suerte no cambiará.

Este infierno se vivirá durante por lo menos cinco años, tras los cuales las mujeres, niños y niñas esclavizadas serán sustituidos por otras más, y ellas serán llevadas a la nueva esclavitud de los trabajos forzados, ya no sexuales, si es que para entonces no han enfermado severamente o muerto. Mientras, en sus ciudades de origen, sus familias serán amenazadas y extorsionadas.

Así es la pesadilla del tráfico sexual. No es una historia aislada, ocurre aquí y ahora, y como una forma de combatir a este fenómeno monstruoso de ganancias económicas insospechadas, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), decretó el 23 de septiembre como el Día internacional contra la explotación sexual y el tráfico de mujeres, niñas y niños.

Es obvio que el decreto de un Día Internacional no le hará ni cosquillas a este espantoso cáncer, pero al menos tiene la intensión de concientizar a los gobiernos y a la sociedad civil sobre las causas y consecuencias de este crimen endémico que afecta a todas las regiones del mundo, para llevar a cabo acciones que permitan frenarlo.

El origen de este día internacional se remonta a enero de 1999, cuando se llevó a cabo en Dhaka (Bangladesh) la Conferencia Mundial de la Coalición contra el tráfico de Mujeres, en la que se eligió el 23 de septiembre como Día Internacional en contra de la Explotación y Tráfico de Mujeres y Niños. Desde aquel entonces, se estipuló que la explotación y el tráfico de personas son fenómenos ligados desde sus orígenes a las guerras, la esclavitud y el tratamiento de las mujeres como objeto sexual.

Para las Naciones Unidas, el principal objetivo del tráfico sexual han sido las personas pobres, y entre ellas, las más desprotegidas como las mujeres, las niñas y los niños, la gente refugiada y solicitante de asilo. Los factores que les empujan a recurrir a estas actividades se explican a partir de elementos como la falta de una distribución equitativa de recursos, bienes y servicios, la pobreza, el hambre, el desempleo, el analfabetismo, la discriminación contra la mujer, la violencia basada en el género, las políticas de migración restrictivas, las crisis humanitarias y los desplazamientos por conflictos políticos y armados.

Frecuentemente, los traficantes captan a sus víctimas a través de falsas agencias matrimoniales o de empleo que les prometen mejores condiciones de vida, pero que acaban por venderlas para hacer trabajos forzados. Las víctimas de estos delitos deben enfrentarse a condiciones degradantes ante la negación de sus derechos como la libertad y la salud sexual y reproductiva principalmente, a condiciones modernas de esclavitud, violencia, abuso sexual, embarazos no deseados, abortos inseguros y tratos crueles e inhumanos.

De acuerdo con la Agencia Internacional “Infancia hoy”, en territorio mexicano hay alrededor de 20 mil niñas, niños y adolescentes, mexicanos y centroamericanos, explotados sexualmente. Casi un 80% son niñas de entre 10 y 14 años de edad. Como no todos los casos son denunciados y esta práctica se mantiene en secreto, estas cifras pueden ser mayores.

La trata y el tráfico de personas ocupan el segundo lugar de negocios ilícitos en el mundo, luego del tráfico de drogas. Para combatirlo se requiere darles a los traficantes en el único lugar que les duele: el bolsillo. Por eso es necesario establecer las condiciones para que la trata deje de ser un negocio, además, se requieren avances legislativos no sólo en lo punitivo, sino también en materia preventiva.

http://twitter.com/taniamezcor

www.facebook.com/TaniaMezcor