Meza de Redacción

Hidalgo, lejos de la paridad

A diez días de realizadas las votaciones para la renovación de ayuntamientos, y con algunos anuncios de impugnaciones, en el estado de Hidalgo sólo se consiguen 17 de 84 alcaldías para mujeres, es decir, únicamente el 20 por ciento de los gobiernos municipales.

Luego de que en casi todos los partidos políticos hubo de hacerse ajustes ya iniciadas las campañas para conseguir el 50 por ciento de candidaturas encabezadas por mujeres, finalmente los resultados no arrojaron un estado 50-50. Pese a quedar aún lejos de la paridad, a partir del próximo mes de septiembre Hidalgo tendrá 17 presidentas municipales, contra cinco con las que cuenta actualmente.

Aunque el Partido Acción Nacional (PAN) gobernará en la capital del estado, es el Partido Revolucionario Institucional (PRI) quien consiguió un mayor número de alcaldías encabezadas por mujeres.

De este modo, las panistas gobernarán Pachuca, Atitalaquia y Apan. Las priistas Cuautepec, Pisaflores, Atlapexco, El Arenal, San Agustín Metzquititlán, San Agustín Tlaxiaca, Acaxochitlán y Santiago Tulantepec.

Por su parte, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) tendrá cuatro presidentas municipales gobernando en La Misión, Tasquillo, Juárez y Huazalingo, mientras que el Partido Nueva Alianza (PANAL), contará con dos alcaldas en Huautla y San Salvador.

Actualmente, Hidalgo cuenta sólo con cinco presidentas municipales en los municipios de Huasca, Villa de Tezontepec, Tepehuacan de Guerrero, El Arenal y La Misión, estos dos últimos son los únicos que por segunda ocasión consecutiva serán gobernados por una mujer.

En el Congreso local tampoco se logró la paridad. Aunque en este momento todavía no se conoce el número preciso de diputadas que integrarán el próximo congreso, es claro que tampoco ahí las mujeres tendrán los mismos espacios que los hombres.

¿Qué pasó con las demás candidatas, con las que perdieron las elecciones? En la mayoría de los casos sus propios compañeros de partido operaron contra ellas. En más de un municipio se escuchaba decir entre los militantes del mismo partido de las candidatas que "por ningún motivo" votarían "por esa vieja", "por esa puta" o "por esa pendeja". Y cumplieron, porque en algunas localidades la estructura que tradicionalmente operaba por el partido imperante, salió inclusive sin ningún voto en favor de su candidata, y en cambio los operadores tradicionales consiguieron muchos sufragios para algún otro partido, el que fuera, con tal de que tuviera un candidato encabezando la fórmula, y no una "pinche vieja".

Inclusive, hubo candidatas que debieron llevar a sus hijas e hijos a vivir a otros municipios durante la contienda, debido a que las amenazas de violencia política por género se extendieron también hacia sus familiares.

Ni los hombres, ni las mujeres que integran la cúpula política de todos los partidos en la capital del estado pueden ignorar la situación de riesgo en que estos comicios han dejado a sus candidatas en los municipios, a las que ganaron y a las que perdieron. Ellas están ahora con poblados enteros en contra, con la familia amenazada y con la reputación por los suelos, lo cual en el ámbito rural suele ser una sentencia de violencia o muerte para las mujeres en el espectro público comunitario.

LA HOMOFOBIA EN LA POLÍTICA LOCAL

Todo mundo está indignado por el terrible acto de violencia ocurrido este fin de semana en Orlando, Florida contra la comunidad Lésbico, gay, bisexual, transvesti, transgénero, transexual e intersexual (LGBTTTI). Desde luego, no es para menos. Sin embargo, quienes integran la clase política local muestran tristeza e indignación por los hechos ocurridos en Estados Unidos, pero no parecen darse cuenta de cómo manejan un discurso homofóbico y transfóbico contra la diversidad sexual en lo local.

Ejemplos hay muchos, pero el más reciente fue el de Alejandro Enríquez, secretario estatal de elecciones del Partido Acción Nacional, quien publicó en las redes sociales una fotografía de la XVI Marcha LGBT de Hidalgo con la leyenda "Y así el festejo por la recepción de la constancia de mayoría de Omar Fayad, poco le durará el gusto"

¿Qué pensaría este integrante del PAN cuando escribió ese comentario? ¿Qué era muy ingenioso utilizar nuevamente a la diversidad sexual para la denostación política, como ya lo hizo su candidato a gobernador durante el proceso electoral? ¿Que recibiría muchos "likes" por su gracioso comentario, tan gracioso como el del funcionario jalisciense que escribió sobre las víctimas de Orlando "lástima que sólo fueron 50 y no 100"?

La homofobia y la transfobia son eso: Son el odio que comienza en pequeñas dosis hasta salirse de control. Inicia gritando "puto" en el estadio, utilizando el término "marica" como sinónimo de "cobarde", contando "chistes de jotitos" o utilizando una marcha de la activismo ciudadano que defiende sus derechos, como una vía para atacar políticamente.

@taniamezcor
FB: Tania Mezcor