Meza de Redacción

Día de la Lengua materna

Desde el año 2000, en todo el mundo se conmemora cada 21 de febrero el Día Internacional de la Lengua Materna, básicamente porque la lengua en la que aprendemos nuestras primeras palabras, con la que expresamos nuestro pensamiento individual, es el cimiento biográfico y cultural de cada persona.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) organismo responsable de la conmemoración internacional de esta fecha, señala que en el mundo coexisten 7 mil diferentes lenguas, y que el respeto de todos los idiomas es un factor decisivo para garantizar la coexistencia pacífica, sin exclusión, de todas las sociedades y, dentro de ellas, de todas y todos sus miembros.

Estudios psicológicos sobre las lenguas maternas, señalan que éstas cumplen una función especial al aportar el material con el que se nombra y comprende el mundo por primera vez.

Como elemento identitario, las lenguas maternas, junto con la diversidad lingüística, son elementos importantes para la identidad de las personas. Como fuentes de creatividad y vehículos de expresión cultural son primordiales también para la salud de las sociedades. Además, las lenguas son factores de desarrollo y crecimiento.

Respecto del tópico escolar, resulta primordial impartir la educación en la lengua materna para que el aprendizaje tenga buenos resultados. La instrucción en la lengua materna es un medio poderoso de luchar contra la discriminación y llegar hasta las poblaciones marginadas. La UNESCO ha expresado que “como manantiales de conocimiento, las lenguas son también puntos de partida para el logro de un desarrollo más sostenible y el establecimiento de una relación más armoniosa con el medio ambiente y el cambio”.

El visibilizar la importancia de preservar la lengua materna, de ninguna manera excluye al plurilingüismo, el cual, por el contrario, busca la convivencia armoniosa de los diversos idiomas hablados dentro de un ámbito común.

El plurilingüismo constituye una fuerza y una oportunidad para la humanidad. Encarna nuestra diversidad cultural y fomenta el intercambio de puntos de vista y la renovación de las ideas. La UNESCO considera que el diálogo verdadero pasa por el respeto de las lenguas, por lo cual promueve la utilización de las lenguas como motor del entendimiento mutuo y alienta la enseñanza en la lengua materna, que permite luchar mejor contra el analfabetismo y construye una educación de calidad.

En la conmemoración de esta fecha en el 2014, el mensaje de Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, enfatiza la protección y la promoción de las lenguas maternas como elementos esenciales para la ciudadanía mundial y para lograr un auténtico entendimiento mutuo. “Entender y hablar varias lenguas facilita la comprensión de la riqueza de interacciones culturales de nuestro mundo. El reconocimiento de las lenguas locales permite a un mayor número de personas hacer oír su voz y participar activamente en el destino colectivo”.

La campaña 2014 del Día Internacional de la Lengua Materna, hace énfasis en un elemento fundamental: La ciencia. Su eslogan es “Las lenguas locales para la ciudadanía mundial: la ciencia en primer plano”, con el fin de mostrar hasta qué punto las lenguas garantizan el acceso al saber, a su transmisión y a su pluralidad. Contrariamente a la creencia común, las lenguas locales son totalmente capaces de transmitir las materias científicas más modernas, las matemáticas, la física y la tecnología.  Reconocer esas lenguas supone también abrir la puerta a múltiples saberes tradicionales científicos a menudo ignorados y enriquecer los conocimientos.

A pesar de que las lenguas locales constituyen la mayor parte de las lenguas que se hablan en nuestro planeta en el ámbito científico, resultan también las más amenazadas. Con la exclusión de las lenguas, sus hablantes se ven privados de su derecho humano fundamental al conocimiento científico.

La propia UNESCO sostiene que hoy en día, la norma mundial es el empleo de tres lenguas como mínimo, a saber: una lengua local, una lengua de gran comunicación y una lengua internacional para comunicarse tanto en el plano local como en el mundial. Con esta diversidad lingüística y cultural se fomenta directamente la creatividad, la innovación y la inclusión.

Más allá de que la protección de las lenguas garantiza también la salvaguardia y la transmisión de los saberes singulares o autóctonos, también representa la vía para dotar a todas las personas de los medios para hacerse oír y para hacerse respetar.

Sin duda, es una fuerza de inclusión social, porque sin el reconocimiento de estas lenguas maternas, las personas monolingües seguirán siendo ciudadanos y ciudadanas de segunda, sin acceso a los derechos más elementales.

Por todo ello, es urgente que los gobiernos apliquen, tanto en los sistemas educativos formales y no formales, como en el marco de la administración pública, y de la impartición de justicia, las medidas destinadas a propiciar la coexistencia armoniosa y fructífera de las lenguas maternas, que nos lleven a preservar y promover contextos plurilingües respetuosos de todas las expresiones de la diversidad cultural.

http://twitter.com/taniamezcor

www.facebook.com/TaniaMezcor