Estado fallido

¡Nunca viajes con Tom Hanks!

Es uno de mis memes favoritos y ha sido compartido en el mundo entero, sobre todo desde que el actor estrenó su cinta Sully, en la que interpreta al capital Sullenberg, quien es mejor conocido por el aterrizaje milagroso en el río Hudson, donde no se perdió ni una vida.

Pero haciendo memoria fílmica es verdad y es muy divertido. Desde Náufrago hasta La Terminal, desde Apollo 13 hasta el Capitán Phillips, resulta que muchos de los viajes cinematográficos del adorable actor tienden al desastre. Así que en la alfombra roja de su nueva cinta, Inferno, le pregunté que qué opinaba respecto a la imagen de sus personajes que ya se había vuelto viral. La conocía perfectamente y aun así le dio risa ver su versión en español.

“Es verdad. No viajes con Tom Hanks”, dijo mientras su esposa, Rita Wilson, se acercaba a ver la pantalla del teléfono y sonriendo al ver el tema. “No es tan peligroso”, comentó la también actriz entre risas.

“Pues supongo que podemos incluir Florencia y el infierno a la lista, ¿no?”, respondió Tom. “Tampoco es muy seguro viajar con Robert Langdon estos días”.

El inexplicable efecto Trump

Las declaraciones que hizo Donald Trump hace poco más de una década, mientras hablaba de las soeces cosas que “puede” hacerle a cualquier mujer por ser una “estrella” y dadas a conocer por el Washington Post en los pasados días serían suficiente para que corrieran hasta a un actor de la industria porno.

Pero a pesar de que su misma esposa condenó lo dicho (estaban recién casados en ese entonces) y ha perdido apoyo de figuras claves de su partido político, ha resultado impactante cómo en tantos espacios noticiosos todavía hay quien salga a defenderlo y decir que eso no tiene nada que ver con los temas políticos.

¿Perdón? ¿Nada tiene que ver una mentalidad en pro de la agresión sexual con darle el poder cuasi supremo a un tipo como ese? De todos los debates televisivos que vimos al respecto hubo uno en CNN que era para no creerse. Una mujer, republicana, y latina por cierto, decía que no era posible seguir apoyando a un candidato que se había expresado así. La palabra que usó Trump es pussy, refiriéndose despectivamente a la vagina de la mujer que quería agarrar. En ese momento, otro republicano que seguía, a pesar de todo, apoyando a Trump dijo: “Podrías dejar de decir esa palabra, por favor? Nos está viendo mi hija”. Por lo visto a Trump se le perdonan cosas que ni siquiera a la gente que lo está citando se le toleran por un instante. Qué terror.

¿En serio?

El conductor Billy Bush, quien acompañó a Trump en esa conversación (que se grabó porque tenían abierto el micrófono camino a una entrevista) y que le aplaudió todas sus barbaridades, hoy piensa presentarse en el Today Show, donde sus compañeras ya declararon que lo quieren matar?

Twitter: @SusanaMoscatel