Estado fallido

“La verdadera belleza”

La verdad, dudo mucho que Sandra Bullock sea la mujer más hermosa del mundo; pero, para el caso, ella también. Cuando le informaron que había seleccionada para dicho honor anual en la revista People dijo que le dio risa, porque la verdadera belleza es la más simple. No estoy diciendo que la mujer no sea espectacular, y más a sus 50  años que cuando tuvo 25. Estoy simplemente notando que es un desproporcionado número de mujeres que triunfan y tienen historias particulares en Hollywood las que suelen tener este honor. No es muy seguido que veamos doctoras, empresarias, vendedoras de tamales o maestras recibiendo la presea que se vuelve nota en el mundo. Y hermosas hay en todos lados (solo vean en su Facebook y se darán cuenta de que cualquier foto que suba una amiga, por más fumigada que se/nos vea/veamos alguien escribirá: “¡Guapa!”, lo que no suele ser cierto tampoco).

Así que estamos ante una curiosa situación en la que los medios y las redes sociales están en una curiosa campaña por decidir cuál es la “belleza apropiada” para nuestros tiempos. Que si “las verdaderas mujeres deben tener lonjas”, “que si las flacas ya no están de moda”, “que si las cougars son lo de hoy”, “que si el tono de la piel tiene algo que ver”, “que si no hay mujeres feas, solo las que no se saben maquillar”,  “que si los hombres realmente se enamoran de la inteligencia”. Bla, bla, bla...

El caso es que hay estudios muy serios de mercado al respecto. Y los estudios de hoy dicen que las mujeres solteras de cierta edad (aproximadamente de entre 30 y 55 años) son las mejores consumidoras estos días. Ya tienen poder de decisión y presupuesto propio (claro, en ciertos contextos —pero definitivamente—  los que les interesan a los que quieren venderles cremas, lipsticks y viajes). Estas mujeres también se están cuidando más que nunca y la belleza (y su inevitable costo) se prolonga años y años. Y ahí les va el punto clave: estas son las mujeres que crecieron leyendo revistas como People, lo siguen haciendo y siguen consumiendo lo que se vende ahí.

Claro, también tienen Facebook, Instagram y Twitter donde todo el equipo de porristas gritarán “guapas” a la primera provocación, pero seguramente ya no ven ni entienden MTV, porque ya no pasan videos.

Sí, damas y caballeros. Así se define la belleza estos días. Y es extraordinariamente poderoso en términos económicos. Claro que Sandra Bullock es hermosa. Pero entiendo por qué su respuesta fue una carcajada al saber que oficialmente era la “mujer más hermosa del mundo”, resulta que también es inteligente y no le ven la cara tan fácil.

¿En serio?

¿Twitter está prometiendo encontrar formas de acabar con las amenazas y el odio en su plataforma? ¿Si lo logran, no creen que merecerían un Premio Nobel de la Paz? 

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel