Estado fallido

La veda y las estrellas

Era obvio que en estas elecciones el tema de la veda electoral iba a ser un tanto complicado. ¿Cómo controlar las opiniones de tantos en las redes sociales? ¿Cómo hacer que no corriera la información como pólvora, a pesar de la extraña intención de desintoxicarnos antes de que saliéramos a votar? Pero de eso al descaro de tantos famosos a favor del Partido Verde hay un mundo de diferencia.

¿Qué demonios hacen el Piojo Herrera y la selección mexicana promoviendo a este partido el día de las elecciones? Definitivamente no fue un  accidente poner en su cuenta de Twitter cosas como “Apoyemos a la selección. No dejen de votar, vamos con los verdes”. Particularmente desafortunado considerando todo lo que se discutió sobre si jugar un partido importante o no el día de las elecciones era una mala idea.

Independientemente de violar la veda electoral personajes como Galilea Montijo, Paty Cantú, Yuri y tantos más, lo que están demostrando lo poco que opinan sobre sus seguidores. Lo estúpidos que creen que somos. O en su defecto, lo poco que pensaron en las implicaciones antes de promover el voto por este partido en ese momento. Independientemente de que procedan y funcionen o no las quejas e instrucciones del INE contra más de 24 famosos que incurrieron en este asunto, la opinión pública está completamente harta de que se nos trate de manipular así. Y con tanta información que fluye y las miles de quejas que estos recibieron en sus cuentas es imposible que no se den cuenta. ¿Lo volverán a hacer? ¿O ganará el cinismo?

Tal vez los cínicos somos nosotros, ¿no? Por ya no creer en ellos cuando nos dicen que los mueven las propuestas. Tampoco podemos asegurar en la mayoría de los casos que se les pagó dinero específicamente por esto, aunque muchos de ellos ya trabajaban para ese partido político.

No podemos hacerle caso tampoco a las listas que circulaban por internet asegurándonos cuánto habían cobrado los conductores, nombre por nombre y precio por precio, de Tv Azteca, Televisa y otros medios, porque quedó claro desde el principio que muchos de ellos no habían mandado un solo tuit al respecto. También eso ha funcionado como campaña de desprestigio contra personas con un carácter moral comprobado.

Así que en lo que averiguamos como la ley y las vedas electorales aplican al Twitter y tratamos de demostrar que eso es digno de multas y castigos, yo sí me pregunto algo: la gente que maneja esta red social, ¿es la misma que puede ser influida para cambiar su voto porque un famoso se los recomendó? Quisiera pensar que no. Es evidente que ellos piensan que sí. ¿Pero es lo mismo este grupo de personas, en su mayoría jóvenes, que los que vivían en “la gran familia mexicana”, con un solo canal de TV, una sola religión, un solo partido político y tal vez un perro? Lo veremos en los resultados. Mientras tanto, el asco que muchos sentimos ha sido la respuesta generalizada en la red. Espero que los artistas entiendan que hay cosas que no se venden y más importante que su público no es tonto. Espero.

¿En serio?

¿Se hizo una película de la FIFA llamada United Pasions? ¿Y la financiaron ellos mismos? ¿Y la estrenaron estos días?  ¿Y se sorprendieron de que fracasó en la taquilla de Estados Unidos?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel