Estado fallido

Los valientes desde adentro

Creo que casi todos nosotros queremos cambiar lo que nos duele de este país. Y los que sentimos eso tenemos varias y diferentes maneras de hacerlo. Entiendo que son muy pocos los que pueden hacerlo desde adentro de las estructuras formales, como los puestos políticos o la televisión abierta. Entiendo bien por qué la necesidad de salir a la calle y decir lo que nos duele. Comprendo y comparto ese dolor. Lo que sí quisiera es que también entendiéramos que de pronto hay valientes que lo hacen desde adentro y que ellos no son el enemigo, sino todo lo contrario. Que ponen en riesgo mucho para decir más. Y con eso en mente, aquí les va el ejemplo más cercano que tenemos estos días: Eugenio Derbez en el Teletón.

Cuando me comuniqué con él, después del evento, me quedó más que claro que estaba muy conmovido y sacudido. Eugenio ya no trabaja para Televisa y se ha expresado sobre los temas que nos tienen destrozados como sociedad en muchas ocasiones y foros. En lo público y lo privado. Pero Eugenio también cree en el Teletón. Esa es una discusión que ya tuvimos hasta el cansancio, pero, ¿qué querían?, ¿que se quedara guardado en su casa para que ya no lo relacionaran con nada que tuviera que ver con lo que pasa aquí? Al contrario. Se expuso. Mostró sus verdaderos sentimientos y, sin duda, está pagando el precio. Yo no sé, pero me parece muy valiente pararte en ese escenario y decir esas cosas. Le creo cuando dice que la mayoría de los involucrados con la transmisión NO sabían lo que iba a decir. Sé que estaba en el prompter, pues sé que él, con el productor, lo pusieron ahí. Recuerden, Eugenio ya no trabaja para Televisa. Ya está más allá de este caos, pero regresó por algo en lo que cree, y a través de la comedia y las emociones fuertes defendió lo suyo. Ya sé que uno va a creer lo que quiere creer, pero se los digo con conocimiento de causa y de Eugenio lo que dijo (que creo que muchos compartimos) salió de su corazón. Sin importar si creemos o no en un evento como el Teletón, yo sí creo en los valientes. Y para mí, Eugenio es eso. Qué bueno que quedan algunos frente a las cámaras, ¿no?

¡Que alguien me explique!

¿Qué cosas podemos hacer si Taylor Swift, quien es candidata, gana el título de la Persona del Año de la revista Time? ¿Olvidar que existen las revistas y volcarnos a nuestras iPads? ¿Dejar de escuchar la radio seis años a ver si se nos pasa? ¿Explicarles que más allá de si le gusta o no alguna de sus canciones no conozco a una sola persona cuya vida haya sido alterada por Taylor Swift? ¿Decirle a Spotify que cambie de sistema, porque a Taylor no le parece? ¿Decirle a Malala Yousafzai que está bien padre su lucha por los derechos humanos y de la mujer en Pakistán y el mundo, pero que se va a tener que consolar con su Premio Nobel, porque aquí lo que importa es escribir canciones para acusar a tus exes de cómo se portaron contigo?

¿En serio?

¿Qué diantres le pasa a La Chilindrina? ¿Qué necesidad de salir con chismes del pasado justo ahorita? ¿No tiene autocontrol? ¿Le pagaron?  ¿La gratitud es un concepto inexistente? ¿No hay decencia? ¡Qué patético!

susana.moscatel@milenio.com