Estado fallido

Tenemos que hablar de Donald

El otro día comentábamos que un comediante o un conductor en México no era un valiente estos días por criticar al presidente. Valientes (con o sin razón) los que lo defienden porque queda clarísimo que al menos en las redes sociales y en los círculos de opinión se enfrentarán a una cruenta oposición y sin duda muchos insultos.

En nuestro país estos días los famosos que están con el sistema tienen de dos sopas. O no abrir la boca o convertirse en cómplices ante los ojos de la opinión pública por hacer cualquier tipo de comentario que tenga tintes pro gubernamentales. Habrá muchos con opiniones auténticas. Habrá comentaristas que tienen que hacer menciones pagadas por los estados. Habrá economistas en los programas de la mañana que pagarán el pato por todos. Pero la verdad es que los únicos que en nuestro país externan a gritos sus posturas políticas en el entretenimiento son los que están con la oposición.

En Estados Unidos era exactamente al revés. Si uno de los problemas de Obama en su primera campaña era que lo acusaban de ser demasiado Rock Star, y que tenía a todos los famosos con él, me pregunto qué pasara ahora que con unas tres excepciones, prácticamente toda la comunidad cinematográfica y musical de ese país estaba contra Trump.

Katy Perry, por ejemplo, confesó que  sus padres votaron por Trump y que igual, a pesar de ello, se sentaría con ellos en la cena de Acción de Gracias. Ok, espero que no hablen de política. Pero la revista People, sacó su nueva edición con un reportaje y portada cuyo tono resulta profundamente halagador para el nuevo presidente electo. Como esa misma revista había difundido y apoyado a la reportera que acusó a Trump de agresión sexual, se puede entender la profunda molestia de tantos famosos, entre ellos el cineasta Judd Apatow, quienes piden un boicot contra la publicación.

En otras palabras señores, todo mundo está tratando de entender donde está parado. Jennifer Lawrence pidió que no se hagan manifestaciones contra esta triste victoria, sino que este sea el fuego que haga a las mujeres, mexicanos y otros agredidos en la campaña (a todos, en realidad) a seguir luchando. Chelsea Handler y América Ferrera lloraron, pero pidieron seguir la batalla, ahora más que nunca.

En fin, el mundo entero se tiene que acostumbrar a la idea. Pero al menos que se descubriera algo inaudito, así funciona la democracia. Y para gran sorpresa de muchos, el pueblo no es representado por Hollywood (como bien sabemos en México que no lo es por las televisoras, tampoco). Así que es hora de ajustar nuestras mentes y corazones, porque si el presidente se parece al candidato vienen tiempos muy oscuros.

Pero como nos dijo apenas el miércoles el creador del musical más incluyente de todos los tiempos, Lin-Manuel Miranda: “Con más razón hay que trabajar, crear, y amarnos. Hoy hay mucho más que hacer que ayer”, y citando su propia obra, “Mañana seremos más”. ¿Será que por primera vez los famosos tanto de aquí como de allá se conviertan en la oposición sensata? Será una labor titánica porque fue mucho más poderoso el silencioso odio que ganó en las urnas que todas las Madonas, Lady Gagas y Barak Obamas gritando al unísono.

 ¿En serio?

¿Ahora un mundo sin Leonard Cohen? 

Twitter: @SusanaMoscatel