Estado fallido

¿¡Le pusieron cómo!?

Debido a que la cinta Thelma y Louise está cumpliendo 25 años desde su lanzamiento, el Festival de Cannes honró hace un par de días a sus protagonistas: Susan Sarandon y Geena Davies. Verlas juntas, tan regias y sonrientes, nos hizo recordar a muchos que esa cinta que en su momento causó gran controversia por ser considerada “feminista” y por (alerta del spoiler) supuestamente promover el suicidio. También me doy cuenta que tardó años en ser considerada un clásico. En su momento hasta de palomera la tacharon. Otra gran virtud que tiene es que para muchas fue la primera vez que vimos a un muy joven Brad Pitt, y sin camisa, así que todo era felicidad.

Pero de lo que más nos acordábamos aquí es de cómo el nombre que le pusieron en español, en México en particular, es probablemente la peor traducción que hemos visto por muchos motivos. El primero es, básicamente, porque nos alertaba que habría un giro de tuerca al final. No solo eso, nos ponía en una terrible situación, porque si nos quejábamos seríamos parte de las circunstancias que arruinaban ese final.

Es como si en el Sexto sentido le hubieran puesto (spoiler alert) ¿Adivinen quien está muerto? Por suerte, eso no ocurrió. Espero que ya la hayan visto a estas alturas. El verdadero problema de poner este tipo de nombres no es que siempre sean ridículos como Milagros inesperados que en su traducción literal hubiese sido La milla verde.

El drama aquí es que el público suele, y con razón, sentirse ofendido porque alguien los trata como si no fuesen lo suficientemente inteligentes para descifrar el significado de la película.

A veces es difícil. Tuvimos una muy buena discusión en internet sobre El aro, ya que muchos consideran que se llamaba The ring por el hecho de que sonaría el teléfono y morirías unos días después. Pero al final sí aparece una especie de halo o aro. Seguramente en inglés tenía los dos sentidos. La distribuidora (sí, ellos son los culpables eternos de esta imposible situación) tuvo que decidir. En lo personal, les agradezco que hayan optado por quedarse con una de las traducciones literales y no le pusieran algo como El teléfono asesino. El ejemplo opuesto es el de la que es probablemente una de las peores cintas de las últimas décadas, pero cuyo nombre también llevaba un doble sentido: The Pacifier con Vin Diesel. En inglés el nombre es un juego entre de el hombre rudo que busca la paz y la forma en la que le dicen a un chupón. Pues esta obra de arte, donde el Rápido y Furioso tiene que cuidar bebés se acabó llamando Niñera a prueba de balas. ¿Pero creen que estamos mal? En España el nombre era … ¿están listos? Un canguro, superduro. Ajá. Así de plano.

Así que la próxima vez que queramos llorar porque le ponen ¿Y dónde está el piloto? A una joya de la comedia como Airplane (nombre sencillo, porque era una sátira de la intensísima Airport) podemos recordar que en Madrid la gente la tuvo que ver doblada y con el título de Aterriza como puedas. De nada.

¿En serio?

¿Es necesaria ahorita una serie de El Chapo en Univision? ¿Netflix?

susana.moscatel@milenio.com