Estado fallido

Entre simios y “putos”

Qué divertido ha sido este Mundial en lo que a malentendidos se refiere, pero hay dos bellezas que tienen que ver con nosotros, los mexicanos, y nuestras susceptibilidades (o falta de ellas) y que están para la historia.

 La primera la han visto por todos lados. ¿Qué determinará la FIFA respecto a esta nada linda, pero sí muy arraigada tradición de gritarle “puto” al portero del equipo de enfrente? El tema ha sido tratado a tantos niveles que en este espacio basta con decir esto respecto al uso de la palabrita: ¡Manden a los de Molotov como embajadores de lo supuestamente perdido en la traducción! Nadie como ellos para pasar años adiestrando a la opinión pública que la palabra nada tiene que ver con las preferencias sexuales, sino con la cobardía y otras materias. En lo personal siempre me pareció un argumento miserable y con poco sustento, pero debo admitir que llegó un momento en el que me di cuenta de que quizás habían triunfado.

Hace algunos meses, centenares de personas bailábamos bajo la lluvia de Puerto Vallarta, dándole la bienvenida al año nuevo. Me había colado, como suele pasarme seguido, a una celebración gay. En el momento en el que comenzó la susodicha canción, llamada “puto”, me quedé helada. Y luego impactada al ver el furor, la alegría y diversión con los que todos a mi alrededor cantaban la letra y brincaban al cielo. Habían reconquistado la palabra para que nadie pudiera fregarlos con ella. Y ése, también había sido el argumento de Molotov en algún momento. ¿Que si todo esto aplica para las porras en el Mundial? No tengo la menor idea. ¿Que si hay homofobia implícita por parte de algunos de los borregos gritones? No tengo la menor duda, pero de que es contexto para los que no quieren un problema enorme donde no sé si lo hay, lo es. Como sea, en lo personal no veo la necesidad de insultar, de ninguna manera, a los jugadores. ¿Pero qué sé yo de futbol?

 La otra materia es lo que 20th Century Fox México dio a conocer y luego retiró en cuanto se dio cuenta de lo que había hecho. Era una imagen de los chimpancés de El planeta de los simios: la confrontación, pero con los colores del Tri en el rostro. La respuesta fue tremenda por parte de los seguidores de las redes sociales del estudio y Fox respondió diciendo: “Notamos que algunos de ustedes han malinterpretado esta imagen”. (¿Yo soy responsable por lo que digo, no por lo que tú entiendas?).

 Después, para seguir explicando, aclararon: “En ningún momento quisimos inferir que los que apoyan a la selección son simios”.  Al final ofrecen una disculpa a “todos los que se hayan sentido aludidos”. ¿Qué decir? Es obvio que no había mala intención, pero  qué gran oportunidad para rasgarnos las vestiduras en estos tiempos de lo políticamente correcto. Las cosas se deben pensar una, dos y seis veces antes de decirlas estos días. ¿Pero me pregunto si realmente hubo alguien que se sintió aludido? Si mal no recuerdo, en la última cinta (buenísima) de esta serie, los simios no perdieron el juego.

¡Tómenla!

¿Se darán cuenta todos los que nunca le dieron espacio a una mujer comediante en los programas estelares de la televisión norteamericana que al firmar con Netflix, Chelsea Handler ha cambiado el juego para siempre?

 ¿En serio?

¿Arianna será María Callas en Master Class? ¿Incluso ahora que Meryl Streep le concedió el honor al personaje de ser interpretado por ella?

susana.moscatel@milenio.com