Estado fallido

¡No me quiten a mi esposa!

De todos los tiempos comerciales que se presentaron en el Super Bowl hubo uno que a mí me rompió el corazón. ¿Perdió su equipo favorito? Pues lo siento mucho, pero a mí me acaban de avisar en ese espacio que me van a quitar lo que considero, sorprendentemente, una de las mejores series de televisión de los últimos tiempos. Y créanme, cuando empezó a transmitirse The Good Wife jamás pensé que estaría diciendo esto.

Pero veamos, los hermanos Scott empezaron con este proyecto que para muchos parecía una apología de cuando Hillary Clinton se sostuvo al lado de su marido Bill después del escándalo con Mónica Lewinsky. Pero después algo ocurrió y comenzamos a ver cómo una simple historia de política estadunidense y abogados comenzaba a tocar temas de profundo interés nacional e internacional.

Pasaron por los temas de la NASA y la manera en la que el gobierno de Estados Unidos puede espiar efectiva y legalmente a sus propios ciudadanos. Hablaron de la ética de representar legalmente a un criminal que a toda costa es un asesino, pero que a la vez es un amoroso padre de familia, se enfrentaron a la desaparición de personajes de ficción que uno nunca pensaría que ocurrirían y también vivieron una verdadera tragedia en la vida real: el suicidio de Tony Scott, hermano de Ridley y coproductor de la serie que escribe el matrimonio King.

¿Cómo les puedo explicar de qué manera admiro y amo el personaje de Alicia Florrick? Una mujer fuerte, amorosa, pero que se va volviendo dura y cabrona (no hay otra palabra) con los horrores de la política y los juzgados estadunidenses. Lo increíble que es Julianna Margulies, a quien vimos hace ya tantos años en E.R. como pareja de George Clooney, en su personaje de la enfermera Carol Hathaway. Lo brutal que es la fantástica Christine Baranski en su papel de Diana o la reinvención del galán televisivo con Josh Charles, como Will Garner, a quien extraño cada noche. Y claro, está Archie Panjabi, Kalinda, quien pronto tendrá su propia serie debido al éxito de su personaje de una brillante y violenta investigadora bisexual que resulta ser mejor amiga que nadie en este mundo. De los mejores elencos en la vida.

También hay que decir que es de risa loca ver cómo se burlan de los huecos legales en compañías como Google, cuyo avatar aquí se llama Chumhum, e incluso cómo sacan sus versiones personales del equivalente a un Mark Zuckerberg o un Julian Assange.

Ridley Scott es un genio. Del cine y la televisión. Pero la verdad no me esperaba que durante este Super Bowl sabríamos de él con una triste noticia (siete temporadas son muy buenas, pero no me bastan). Scott tiene un gran historial en este evento deportivo y cualquiera que sepa algo de la historia de la mercadotecnia, de la computación o haya visto la película de Steve Jobs, lo sabe. Él dirigió el spot "1984", en 1984, cuando se anunció oficialmente el lanzamiento de la computadora personal Apple al mundo. Hoy nos enteramos en el mismo espacio que acaba su gran serie, pero, sin duda, vendrán más y más cosas. Aunque, lo admito, no me sentía así de desconsolada desde que acabó Dr. House.

¿En serio?

¿No sabían que Lady Gaga realmente sí canta como los dioses cuando no esta distraída con su vestuario?

@SusanaMoscatel