Estado fallido

¿Qué más nos pueden decir de la Trevi?

Estoy casi segura que si la película de Gloria Trevi llega en 2014 a las pantallas mexicanas, será de las más taquilleras (si no es la que más) del año. Sin ánimos de juzgar si eso es bueno o verdaderamente malo hay algo muy claro: el morbo no tiene fecha de caducidad.

El tema vuelve a estar de moda y provoca que algunos medios de comunicación publiquen titulares verdaderamente mordaces y rudos en contra, la cantante, basándose en mucho de lo que en su momento se dijo en Tv Azteca sobre su historia. Pero la pregunta es esta: ¿podría cualquier producción superar todo lo que ya leímos, escuchamos y vimos en la televisión? ¿Sería siquiera lógico intentar hacer eso? ¿Y la versión de quién estaremos viendo? Porque queda claro que esto no será un documental. Ni una biografía autorizada. ¿Pero generar una ficción emocional sobre una historia que todo mundo piensa tener más que procesada? ¿Con la protagonista arañando y quejándose a cada paso que den? Y créanme, una Gloria Trevi enojada no es cualquier cosa.

Sin embargo, siguen estando ahí los dos grandes elementos que desde el principio nos hicieron decir que esto podría ser una muy interesante idea. Son Mattihas Ehrenberg (productor) y Sabina Berman (escritora). A nuestra reportera, Ivett Salgado, le aseguraron que irían a Brasil a filmar parte de la historia, cosa que deja claro que al menos a algunos hechos geográficos se estarán apegando. ¿Pero hasta dónde pueden llegar para sorprendernos? Si van demasiado lejos, habrá consecuencias. Si no lo hacen, la película será una decepción. Qué encrucijada.

 Terror en el teatro

No me puedo imaginar la pesadilla que debe ser estar sentado plácidamente en tu butaca viendo una muy buena obra de teatro cuando de pronto el techo del lugar se te venga encima, pero eso es precisamente lo que ocurrió en el icónico recinto llamado Apolo Theatre del West End en Gran Bretaña. La obra que estaban viendo Elcurioso incidente del perro a medianoche, que en la Ciudad de México está en el MUY sólido e histórico teatro Insurgentes. De pronto, a media función los testigos describen cómo empezaron a escuchar extraños crujidos y de pronto una nube de polvo, antes de que cayeran trozos del lugar que abrió sus puertas por primera vez en 1901.

¿En serio?

¿Justin Bieber declaró que se quiere retirar? ¿Es correcto que juegue así con nuestras emociones? 

susana.moscatel@milenio.com