Estado fallido

La presunción de inocencia

Una de las cosas que más festeja Estados Unidos respecto a sus leyes siempre han sido que no eres culpable hasta que se te demuestre lo contrario. Por supuesto, eso requiere de un proceso judicial ya sea con una decisión final de un jurado o un juez. Sin embargo, hoy en día la corte parecen ser las redes sociales y la opinión pública para ciertas materias y el tema es tan delicado que es hasta peligroso cuestionarlo en público.

Pero es hora de hacerlo. Seamos muy claros, todos los hombres que están perdiendo su trabajo por acusaciones de comportamiento sexual inadecuado en el mundo del arte y el entretenimiento no están yendo a la cárcel. Eso es lo que la corte podría lograr. Ahí es donde los testimonios, las pruebas y las declaraciones de tantas víctimas que alegan lo mismo pasarían por el proceso de las leyes para que se les adjudicara el castigo correcto. La corte puede ser civil, en cuyo caso solo habría una tremenda multa y quizá una disculpa pública a quien es encontrado culpable o criminal, ahí si puedes pasar directo a prisión.

Uno de los más recientes despedidos, nuevamente por Netflix, es Danny Masterson, quien participaba en la serie The Ranch con su gran amigo Ashton Kutcher y conocimos bien por su rol en That 70´s show hace ya un par de décadas. Él se ha defendido desde el principio y ha evitado el proceso judicial. Ha tenido mucho apoyo de sus compañeros de la iglesia de Cienciología, quienes escribieron decenas de cartas a su favor, evitando que en su momento procedieran las demandas, pero ahora se encuentra en otra situación.

Una mujer se topó con una ejecutiva de Netflix y le preguntó “¿por qué habían actuado en contra de Kevin Spacey y no de Masterson?”, la respuesta fue que “no le daban mucha credibilidad a esas acusaciones” y seguro casi se muere cuando la mujer le dijo, “a mí me violó”.

Por supuesto, esto que acabo de contarles es extraordinariamente mediático y enseguida vino el despido, después de tanto tiempo. Masterson, a diferencia de muchos, sostiene que todo es mentira y pregunta “¿qué pasó con la presunción de inocencia?” en un comunicado. Es una pregunta válida, pero en el contexto que estamos viviendo, en el que de verdad queremos erradicar todo tipo de violencia contra la mujer, es difícil defenderlo. Como mujer yo tengo claro que debo creerle a quien me diga que sufrió abuso. Siempre lo haré. Pero debo decir que estoy impactada con la cantidad de “violadores” y “acosadores” que hay en Hollywood.

Si la realidad es que el mundo del espectáculo está mucho más habitado por pervertidos violentos, está bien, es hora de limpiar esa casa. Pero si esto solo se queda ahí, no sé si estemos logrando lo que queremos, que es acabar con esta cultura de agresión sexual. Creo que cualquier mexicana sabe que no es exclusivo de Estados Unidos ni de Hollywood.

Lo que hagamos a continuación con toda esta información es muy importante; debemos proceder cautelosamente y seguir el proceso. Entiendo que no puede estar al aire alguien que es acusado de violación. Entiendo que en la mayoría de los casos los tiempos legales ya expiraron. Pero también entiendo que la presunción de inocencia, en efecto, tampoco debe dejar de ser importante en ningún momento. Lo cierto es que la mayoría de estos acosadores (claro, no Harvey Weinstein, de quien se tienen más pruebas y acusaciones en su contra de que nadie) ha admitido sus errores. No, no podría darle una segunda oportunidad a un violador o a cualquier tipo de agresor en mi vida o trabajo. ¿Pero no hay un solo inocente en esta serie de acusaciones? Qué difícil se pone día con día la situación.

Twitter: @SusanaMoscatel