Estado fallido

Ni políticos ni correctos

Un buen ciudadano me escribió y me dirigió a su blog, donde se mostraba muy indignado por la campaña contra la piratería de Canacine (que ya lleva un rato rondando por ahí), en la cual se acusa a las personas que roban propiedad intelectual en lo oscurito de "ser piratas de clóset". Me llamó mucho la atención la indignación que leía, porque aquí ya este asunto parece una colisión de temas sensibles que nos tienen peleando entre todos para ver quién tiene "lo correcto" de su lado y quién no está siendo lo suficientemente político con sus opiniones.

Primero que nada por más que me parecieron válidos varios puntos del bloguero en cuestión, descubrí que él no es el único que ha interpretado, erróneamente me parece, que esta campaña le está diciendo "gays" a los que se roban las películas. Qué locura, ¿no? Ya averiguando más del tema descubro que hay más de un activista que en su momento dijo que llamaría a la Conapred pidiendo que se saque esta campaña de los cines lo antes posible (ahí sigue). Pero el hecho es que con decir "clóset" dudo profundamente que a ello se refirieran los representantes de la industria del cine en nuestro país. "En el closet" no tiene que referirse alguien gay, ¿o sí? Si lo usamos como figura retórica puede simplemente ser alguien que no hace las cosas abiertamente. Buenas, malas, neutrales. Yo, en lo personal, siempre he dicho que soy comedora compulsiva de brownies de chocolate de clóset. Y no, por más delicioso que sea el chocolate no estoy hablando de mi vida sexual. Espero.

Pero entonces viene el resto del conflicto. Los que se han ofendido, porque un pequeño grupo de activistas de diversidad sexual están batallando contra el intento de acabar contra el robo de la propiedad intelectual. Va de regreso la discusión. "¿Todo tiene que ser un pleito semántico?". La cosa es así de fácil. No queremos que nadie discrimine. No queremos que nadie robe. Ya con eso debería ser suficiente, ¿no?

¡Pues, por supuesto que no! Porque entonces sale el contingente, muy activo a apasionado generalmente, de aquellos que piden a gritos que dejemos en paz a los que copian y comparten las películas y los discos. "Que si no hemos visto la miseria de salarios mínimos que tenemos" "Que por qué darle más dinero a los multimillonarios artistas?"... ¿Debo seguir? Nunca va a acabar esa discusión (ni los vagoneros en el Metro, por lo visto).

Es absolutamente imposible quedar bien con todos, así que a veces solo podemos hacer lo más complicado que existe: seguir nuestra conciencia y razón. No, yo no pienso en la gente gay cuando la Canacine le dice "pirata de clóset" a alguien. Pero, por el otro lado, al menos las discusiones siguen sobre la mesa. Ambas discusiones.

¿En serio?

¿Hace 30 años fue el lanzamiento de Flans en Siempre en Domingo?


@SusanaMoscatel