Estado fallido

'¡Huye!'


En los próximos días se hablará mucho de los Piratas del Caribe en su entrega número cinco, pero antes de que eso ocurra, quiero contarles de la otra película que se estrenará este viernes y que si se la pierden en la pantalla grande, por no hacerle caso a tiempo, de seguro se arrepentirán.

Primero que nada, no dejen que la gente les venda ¡Huye! como una simple película de terror. Será manejada de esa manera por muchos, porque es mucho más fácil de explicar, mucho más fácil de vender, que si les dicen: “Es un thriller con tintes de humor verdadera y figuradamente negro, que rompe todas las reglas de la temporada”. Pero lo es. Y tiene su razón de ser.

Es la ópera prima de Jordan Peele, quien ante todo es conocido en el circuito de la comedia, aunque ha hecho varios (pequeños) personajes en series como Modern Family o la versión televisiva de Fargo. También tuvo moderado éxito en su propio programa de comedia por tres años y estuvo en MadTv.

¿Entonces por qué estamos hablando de un thriller cuando nos referimos a él? Porque de un solo golpe, Peele logra tomar muchas de las cosas más absurdas respecto al racismo y las reconquista, volviendo a quien hace distinciones, para bien o para mal, en un villano que de cierta manera lo es al reconocer sus propias falibilidades al ser el más débil. Pero eso solo es parte del encanto de ¡Huye! el completo cambio de discurso que ni pide permiso ni perdón. Esta cinta tiene otras grandes virtudes que estoy segura serán recordadas en la temporada de premios, aunque todo pareciera estar jugando en contra de que ello ocurra.

Digamos que si Frankenstein se topara con ¿Quieres ser John Malkovich? y se cayeran en una batidora con Jungle Fever (Spike Lee), apenas podríamos empezar a describir el riego que tomó Jordan al contar esta historia. Podría más que fácilmente haberse convertido en el más grande de los absurdos, en una cinta tipo “B”, en un cuento de espantos y persecución cualquiera. Pero no pasa eso. En lugar de ello hace que, junto con los personajes, caigamos en un espacio mental donde todo lo que nos están narrando es posible. Una realidad completamente alterna de la cual quieres huir, pero no puedes dejar de ver. Ni de gozar. Digamos que a quien sea que alguna vez le hayan robado la identidad, esto le hará vivir la experiencia de una manera atómica. Y si usted ha sentido que tiene que luchar por el lugar y respeto que le corresponde en el mundo en el que vive, podrá meterse en una fantasía que se cuenta como pesadilla, pero acaba logrando algo que casi ningún thriller y mucho menos cinta de terror logra: hacernos pensar. Y sí, con varias risas nerviosas de por medio. Esta es la cinta que yo iría a ver este fin de semana si tuviera que elegir. Y por favor, recuerden esto cuando se acerquen las nominaciones a finales de este año.

¿En serio?

¿Itatí cantoral volvió a la cárcel de Litchfield con su “Maldita lisiada” a promover el regreso de Orange is the New Black? ¿Y Netflix aún no le da su propia serie tipo Soraya Montenegro secuestra todas las series de Netflix? ¿Estarán retorciéndose del coraje en Blim por lo chistoso que está el asunto?

Twitter: @SusanaMoscatel