Estado fallido

Ese pájaro es mi gallo

Aún no veo (prácticamente nadie lo ha hecho) Birdman: O la inesperada virtud de la ignorancia, pero cada día creo más en esta película. La noticia hoy fue que fue elegida como la cinta que cerrará con honores el Festival de cine de Nueva York en octubre. Bravo. Claro que la producción tiene a Michael Keaton y ya por eso se ha vuelto en una de mis desmesuradas y aún no justificadas pasiones. Podría decepcionarme dramáticamente. Pero lo dudo. Después de escuchar a Keaton decirme que es lo más difícil, intenso e importante que ha hecho en su vida, pues le creo. Al saber que el talento de Iñárritu ya no necesariamente estará arraigado a algunos de los estilos de su pasado más curiosidad me da. Prepárense, Michael Keaton viene de regreso. Y ahora no será Mr. Mom, Johnny Dangerously, Beatlejuice o Batman. Será el gran actor de carácter que siempre ha sido. Y (lo admito, para que tomen mis palabras con cautela) que enamoró a la que les escribe desde los nueve años (lo conocí hasta los treinta tantos ¿eh?).

Woody y Serrat

No es precisamente la fantasía cinematográfica/musical que ni en mis fantasías me hubieran indicado, pero ya va bastante avanzado el proyecto en el que de cierta manera harán exactamente lo mismo Woody Allen y Joan Manuel Serrat. Pero no son solo ellos, sino también el ex director técnico, Pep Guardiola y el actor Daniel Brühl. ¿De qué se trata? De una cinta del español Daniel Huerga llamada La rosa del foc.

 ¿Qué van a hacer todas estas disparadas personalidades con ella? Pues están en el proceso de prestar sus voces para la narrativa de un paseo multiplano y en tercera dimensión del mismo lugar donde Woody hizo Vicky-Cristina y todos los demás han brillado y batallado en sus respectivas trincheras a través de las décadas. Es una gran idea ¿no? Cada uno en su idioma, con sus particularidades y menerismos. Pero la verdad de las cosas es que después de ver esos nombres juntos no puedo dejar de desear que algún día se haga realidad en un plano más allá de la voz. Y si el Pep no puede, ya lo saben... el Piojo Herrera esta de lo más puesto para brillar, y bien, en temas de espectáculo y arte estos días.

Bob me hizo feliz

Ahí les va una nota que ocurre en la ciudad Palestina de Ramallah y no es lo que se podrían imaginar. ¿Listos? Bob Esponja tendrá la versión de su restaurante Krusty Krab en este lugar. No tengo la menor intención de pretender hacer ningún editorial al respecto, excepto de que nunca pensé que Bob me sorprendería de esta manera. Cosas positivas y paz para todos. A ese deseo me remite lo que escribo y sin ser inocente debo decir que es un respiro de aire fresco y hasta una pequeña sonrisa entre tanto trágico desencuentro milenario.   

susana.moscatel@milenio.com