Estado fallido

La mejor historia del año

Mientras el mundo se prepara o ya se fue de vacaciones, la saga de eventos que ha sido la historia de Sony Pictures vs. Corea del Norte cada día se vuelve más inaudita, delicada, grave y, hay que admitirlo, hilarante.  Es, sin la menor duda, la mejor historia que ha salido de Hollywood en años y años, aunque no sea película (todavía)  y no parece verse el fin.

Y no, en Estados Unidos no ha faltado el que dice que es una cortina de humo para que la gente olvide que se están restableciendo las relaciones diplomáticas con Cuba mientras que la ley aún impone un embargo o para tapar las manifestaciones contra el racismo que siguen proliferando por todo el país. Pero volvamos a la realidad, que es todavía más insólita y absurda que cualquiera de estas especulaciones.

En orden: un hacking masivo por un grupo que se hace llamar  Los guardianes de la paz nos pone a discutir, como medios, qué hacer con información robada que surge, mientras que estos anónimos personajes amenazan con que no se estrene la película La entrevista de Seth Rogen y James Franco, donde, en tono absurdo, juegan con la premisa de asesinar al líder supremo de Corea del Norte, Kim Jung- un. Drama y control de daños. Revelaciones que avergüenzan a los ejecutivos. Disculpas. Películas liberadas en la red. Empleados de Sony demandando a su propia empresa por no proteger sus datos. Hasta ahí, todo un enorme escándalo de la fuente de espectáculos. Pero luego viene la amenaza: “Estrenen esa película y será como el 11 de septiembre”.

Para entonces, por supuesto, ya es un asunto de seguridad nacional, pero incluso antes de que el FBI y la Casa Blanca (la de Washington) dijeran que sí era Corea del Norte, las cinco exhibidoras principales de cine de Estados Unidos dijeron que no estrenarían la película. Sony no tuvo más opción que cancelar el estreno (¿pues dónde la iban a pasar?) y les tocó regaño presidencial por ceder ante las peticiones de un dictador. La indignación es colectiva y compartida. ¿Cómo se atrevió Sony? Le contestan al presidente, pero con cuidado. Después de todo, en las primeras comunicaciones que le filtraban a los ejecutivos de Sony hacían chistes de mal gusto respecto a él.

¿La cereza del pastel? Corea del Norte negándolo todo. Y diciendo que si Estados Unidos no participa en una investigación conjunta se arrepentirán. Aparecen comunicaciones burlándose del FBI y la película se vuelve la joya de la corona en todos los mercados pirata del mundo.

Entonces Sony Pictures contrata a Judy Smith. ¿Han visto la serie Scandal? ¿Esa en la que Olivia Pope arregla todos los escándalos alrededor de Washington? Pues Judy es la inspiración de la vida real de ese personaje. Sigue el control de daños y los memes.

Pero bendito sea, todavía queda una luz de esperanza. Saturday Night Live invita al villano de Austin Powers, Dr. Evil, para abrir el programa del sábado pasado y acabarse de un solo y brillante monólogo, tanto a Corea del Norte como a Sony Pictures. “¿Un acto de guerra y lo que deciden matar es una película? ¿Qué sigue? ¿Qué pidan... un millón de dólares”?.

Los amantes del personaje y de la libertad de expresión que viene con la comedia hecha en ese país (Nueva York, en este caso) respiramos un poco aliviados. ¿Estará preocupada la NBC de que le pase algo malo ahora? No dudo que hayan analizado todos los ángulos, pero algo sí les aseguro… ese sketch interpretado por el brillante Mike Myers de seguro es mil veces más divertido que la película que causó todo este caos.

Esta historia continuará…

¿En serio?

¿La Chilindrina se disculpó con Florinda Meza diciendo: “Lamento haber confirmado algo que todo mundo sabía cuando hablo de la vida privada de Roberto Gómez Bolaños pocos días después de su muerte”. ¿Han escuchado una disculpa peor intencionada en sus vidas? Yo no. Qué horrible eres, Chilindrina.

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel