Estado fallido

Con medida

Estaba recordando a Chabelo mientras escuchaba un anuncio de sus muebles Troncoso en la radio, cuando de pronto el spot cerró con el clásico “todo con medida”. “Ah caray”, pensé. “Pues a menos que se refieran a las espantosas X no tengo idea de qué podrían estar hablando”, pero enseguida la respuesta se dio sola. Comenzó otro anuncio, ahora de una cerveza. ¡Qué brillantes! Ahora meten las frases obligatorias antes, hacen más breves las pausas y así parece que vienen del anuncio anterior.

Tramposo e interesante 

 Por cierto, ya que estamos en esta diatriba contra los spots molestos, alguien debió decirle a una famosa cadena de cafés que poner el eslogan de “di que sí” por todas sus sucursales, justo después de la más desesperante campaña radiofónica y televisiva de todos los tiempos para promover el redondeo usara las mismas palabras, era una terrible idea. Ya pasaron meses y todavía tengo la voz de la niña que gritaba y gritaba esa frase desesperadamente como un taladro en mi cabeza. Me convenció ¿eh? Me convenció que cualquier donativo que quisiera hacer no sería de la manera en la que estaba pidiendo y probablemente a otra causa. De hecho, creo que hasta prefiero pararme en la fila de un banco un viernes de quincena con tacones de aguja para apoyar una noble causa que obedecer ese molesto anuncio. Y creo que, incidentalmente, se me redujo el deseo de tomar café también. Lo que es relacionar las cosas. En fin,  asuntos en los que te piensas como autómata cuando cierran las calles de la ciudad y pasas demasiado tiempo escuchando la radio.

Antes y después

¿Se acuerdan cuando la televisión norteamericana descubrió lo glorioso que podía ser captar a esa generación de latinos que ya habían nacido en su territorio pero seguían con la cultura de sus países? La traducción era hacer telenovelas en formatos de series y sitcoms. El más grande éxito: Betty la fea. Esos tiempos terminaron. Lo que vende hoy en día en las telenovelas para adaptar es el narco y la Reina del sur es el caso más reciente. Ahora solo espero que debido a todo el esfuerzo y éxito picando piedra por internacionalizarse sí le den el personaje de la serie gringa a la misma Kate del Castillo. Cualquier otra cosa sería completamente fallida.

¿En serio?

¿Mick Jagger participó en orgías organizadas por David Bowie? ¿Y no invitaron? ¿Christopher Walken será el Capitán Garfio en esta nueva moda que se trae la NBC de hacer musicales en vivo en la tele?

¡Que alguien me explique!

¿Cómo puede el mismo evento, los Grammys Latinos, contener a Joan Manuel Serrat y a Calle Trece?     

susana.moscatel@milenio.com