Estado fallido

La Vero, Netflix y el final de viernes

El hotel St. Regis ayer se desbordaba. Por un lado, el cineasta Luc Besson y la modelo Cara Delevigne presentaban Valerian. La cinta de ciencia ficción y fantasía que la critica ha vapuleado, pero que los fans han defendido a capa y espada.

Por el otro lado, Netflix trajo prensa de toda América Latina para presentarnos no solo sus series que vienen en camino sino paneles y entrevistas con el talento y los ejecutivos de la empresa de streaming que sin duda ha revolucionado al entretenimiento.

Hay muchísimo que contar. Para lo primero, los remito a la nota de Ivett Salgado en nuestra portada de ¡hey! Y para lo segundo, además del espacio de Álvaro Cueva aquí al lado. Por ahora yo solo quiero destacar un par de cosas que me parecen muy importantes. El hecho de que el mismo Ted Sarandos, director ejecutivo de contenidos de todo Netflix, no solo haya moderado una conferencia sino que se haya dado tiempo de darnos una entrevista, es realmente destacable. Estamos hablando del hombre que más (y podríamos argumentar en muchos casos) mejor está generando en términos de producción y contenido en la historia de los medios.

Y la otra es la emoción de este mismo hombre por el proyecto del que todos estamos muertos de curiosidad por ver. Hablo de La casa de las flores de Manolo Caro, protagonizada por Verónica Castro. En un adelanto a la entrevista completa que publicaremos del ejecutivo, esto nos dijo.

“No tengo la menor duda, Caro es un genio. Estuvimos ayer en el set y es una hermosa y gran producción. Y al ver a Verónica, yo no crecí viendo televisión mexicana, pero cuando la vez, yo de inmediato la reconocí. Es un ícono de la televisión en todo el mundo. Así que no puedo esperar a ver cómo éste se reconecta con ella”.

Y la bendita muerte del “minuto a minuto”.

Otra cosa de la que hablamos con él me parece fascinante. No sé si ustedes saben que la mayoría de las televisoras comparan el comportamiento de su público en gráficos minuto a minuto y por siempre eso ha determinado, al menos en muchos casos en nuestro país, cómo iría a desarrollarse la historia. Bien, el esquema de Netflix aniquila esa forma de hacer televisión. Y eso nos dijo Ted Sarandos al respecto.

“No estar clavados con el ‘minuto a minuto’ le da chance a la historia de poder respirar. Cada minuto que tienes ya no es tan preciado, que tienes que manipular a tu audiencia. Creo que cuando escribes un show sabiendo que habrán 13 capítulos, en lugar de estar escribiendo algo que va semana a semana a semana, y tratando de salvar tu trabajo cada semana, escribiendo cosas más locas cada vez, no. Esto se trata de grandes contenidos, no de finales dramáticos artificiales y ese tipo de cosas”.

Ante eso le respondí: “Sí aquí a eso lo llamamos ‘final de viernes’. Y reconoció el término con una risa y dejando más que claro que en este nuevo mundo de la televisión el final de viernes es cuando uno quiera o quizás, jamás.

Twitter: @SusanaMoscatel