Estado fallido

La más interesante

Aunque ya había dicho que quizá nunca más haría un especial así, la periodista Barbara Walters sí realizó su lista de las personas más fascinantes de 2014. De nuevo, al despedir el programa, ella misma parecía estar diciendo adiós, pero dejó la opción abierta. Por sí cambia de opinión. Qué bueno. Yo no quiero que esa generación de periodistas se retire. Todavía tenemos demasiado que aprenderles y ellos demasiado por hacer en su labor. Me encanta escuchar a Jacobo en la radio y también aplaudo que Larry King haya podido seguir su labor gracias al apoyo de Carlos Slim, después de que CNN lo retiró.

Pero en cuanto al especial de Barbara hubo algo que me sorprendió a más no poder. Su elección como la persona más fascinante del mundo: Amal Alamuddin. No porque esta hermosa mujer, abogada y asesora de líderes internacionales no lo merezca, sino porque ganó el honor justo el año que se convirtió en la señora Clooney.

Habría que ser muy inocente para no sentir el trancazo del doble discurso. Todo el reportaje se centró en que ella era una mujer completa y fabulosa, sin importar quién sea su marido. Es verdad, pero les apuesto que si ella se hubiera casado con otro abogado igual de extraordinario, pero un tanto más anónimo que Clooney, nadie estaría celebrando lo fascinante que esta increíble mujer libanesa resulta ser. El mensaje: sigues valiendo por tu esposo. O en este caso, por la fama y los ratings de tu cónyuge. Me parece que si hubiera ganado cualquier otro año tendría mucho más que celebrar.

“No puedo respirar”

Hemos visto esta manifestación en atletas y todo tipo de figuras públicas en Estados Unidos. Nuestro país no es el único cuyo mundo del entretenimiento se ve inundado por la indignación y la frustración de un sistema nocivo. Ahora, en las entrevistas de The Gambler nos tocó toparnos con Michael K. Williams, quien es particularmente reconocido por la gran serie Boardwalk Empire y por Doce años esclavo. El actor apareció en la conferencia de prensa con la camiseta negra que decía: “No puedo respirar”, en referencia al caso de Eric Garner, un hombre afroamericano que murió después de que la policía de NY aplicara una maniobra ilegal para detenerlo. Él decía una y otra vez que no podía respirar mientras se filmaba todo. Los policías no fueron encontrados ni culpables ni responsables. Ya hay hasta una canción al respecto, Samuel L. Jackson incitó a todos los interesados en luchar contra el racismo a que cantaran e incluso subieran la grabación a sus redes sociales como ocurrió con el Ice Bucket Challange, hace unos meses (¿recuerdan el reto de los hielitos?).

El caso es que por todos lados se sienten los temas sociales cada vez más presentes y, sin la menor duda, con impacto. En nuestro país y en el del norte, al menos, muchos famosos están tomando la iniciativa y en muchos casos está funcionando.

¿En serio?

¿La esposa de Bill Cosby salió a defenderlo de tantos alegatos de violación? ¿Podría haber algo más incómodo y doloroso que lo que está pasando esa mujer en este momento?

susana.moscatel@milenio.com

http://twitter.com/susanamoscatel